12/Jul/20

Cómo un inversionista conservador consigue sus objetivos financieros

0  comENTARIOS

Si aumentar el riesgo cuando de tu dinero se trata, te hace sentir incómodo, o pero aún, no te deja dormir, no te preocupes, en este artículo te explicaremos qué hacer.

Existe la creencia de que para cumplir con tus grandes objetivos financieros, tienes que ganar mucho dinero, y por ende, aumentar el riesgo a la hora de invertirlo.

Pero no es así, aquí veremos cómo es posible alcanzar tus grandes objetivos financieros siendo un inversionista conservador.

¿Qué es invertir?

Mucho se dice, pero pocas veces se define. Invertir es simplemente hacer que el dinero crezca.

Y como el dinero “no crece en los árboles”, lo que debemos hacer para lograrlo es ponerlo a trabajar inversiones que permitan su crecimiento de una manera estructurada, predecible e incluso medible.

¿Es lo mismo que ahorrar?

El ahorro y la inversión no pueden existir por separado, pero no son lo mismo. La diferencia entre ambos es muy simple:

Ahorrar es reservar una parte de tu ingreso para su utilización en el futuro.

Invertir es hacer que ese ingreso reservado crezca independientemente de los nuevos ingresos que generes.

Por lo tanto, invertimos los ahorros.

¿Qué no es invertir?

A veces ayuda mucho saber qué “no es” algo para entenderlo mejor. Así que empecemos haciendo una lista de lo que no es invertir:

1. Jugar al azar

Si bien es cierto que toda inversión es afectada por el entorno (político, social, climático), la suerte tiene muy poco que ver con una buena o mala inversión.

Si analizas bien las métricas adecuadas de cada inversión, contarás con la información necesaria para tener un muy probable escenario de lo que puede suceder.

2. Suerte

Invertir consiste más en análisis que en suerte.

Y ¿qué analizas?

  • Tus propios objetivos
  • Tu capacidad de riesgo
  • El comportamiento de la inversión en el tiempo
  • El entorno general

Entre otras cosas.

Cuando se toman en cuenta todos estos factores, hay poco que se deje a la suerte.

3. Soltar la responsabilidad de tu dinero

Que el dinero “crezca solo”, es decir, sin que estés detrás o trabajando directamente para ganar cada peso, no significa que te desentiendas.

Lo que suceda con tu dinero es responsabilidad tuya. Siempre. Por eso es importante que te informes antes de comenzar una inversión, que analices todos los factores alrededor y que supervises periódicamente su desempeño y movimientos.

Aún, la que pudiera parecer la “inversión perfecta” en un momento dado, puede tener un giro que la haga menos rentable o incluso más riesgosa.

Ya sabes, la vida está en constante movimiento. Así que como inversionistas, debemos estar pendiente de esos cambios para ajustar nuestros portafolios.

4. Hay que correr riesgos para invertir

El Lobo de Wall Street es una gran película basada en una gran historia real, pero no hay que dejarse llevar por el glamour.

el lobo de wall street

No hace falta que cambies tu personalidad para tener éxito en las inversiones.

Existen opciones de inversión para tímidos, reservados, poco aventados y conservadores. Sí, se puede invertir con éxito aunque no seas extrovertido, aventado, arriesgado, o un genio de la bolsa de valores.

Debes usar tu esencia para atraer y tener lo que va contigo.

Pero invertir lleva riesgo

Sí, nada crece en una zona de confort y mucho menos el dinero.

Así que para que puedas llevar el fruto de tu esfuerzo al famoso “siguiente nivel”, necesitas arriesgar un poco.

¿No te sientes cómodo con el riesgo?

No estás solo.

Con el trabajo que cuesta ganar el dinero, no es ninguna sorpresa que seamos poco arriesgados con él. Pero no se trata de jugar ciegamente a la ruleta; se trata de armar una estrategia de inversión en la que puedas reducir ese riesgo mientras haces crecer tus recursos.

Antes de seguir, déjame explicarte por qué todos debemos invertir.

¡Sí, los moderados y conservadores también!

¿Qué debo tomar en cuenta al invertir mi dinero?

Al invertir tu dinero toma en cuenta los siguientes factores:

Rendimiento

El rendimiento se refiere al beneficio o la ganancia que esperas obtener, y que a la hora de invertir tu dinero se mide como un porcentaje de la cantidad inicial invertida.

Si vas a obtener un rendimiento de tu inversión del 5%, quiere decir que de cada $100 que inviertas obtendrás $5 de ganancia.

Riesgo

El riesgo se refiere a la incertidumbre del desempeño de tu inversión. Se puede traducir en menores ganancias de las que esperabas, o incluso en pérdidas.

Dependiendo del tipo de inversión que realices, será el riesgo aceptado. Mientras menor sea el riesgo de la inversión, menor será el rendimiento. Y viceversa, mientras mayor sea el riesgo, el rendimiento será mayor.

Existen inversiones con cero riesgo, en donde incluso antes de realizar la inversión ya sabes el rendimiento que obtendrás. Aunque este tipo de inversiones son las que menores rendimientos ofrecen.

Horizonte de inversión

O también conocido como plazo, indica el tiempo en que quieres conseguir tu meta y estás dispuesto a mantener tu dinero invertido para ganar rendimientos.

El horizonte de inversión puede ser de corto, mediano o de largo plazo. También existe una relación que entre mayor sea el plazo, mayor será el rendimiento obtenido.

Perfil de inversionista

El perfil de inversionista se refiere a las características, preferencias y necesidades que te ayudarán a tomar decisiones de inversión, indicándote qué tan agresivo o qué tan conservador eres.

Un perfil de inversionista incluye:

  • Objetivos
  • Horizonte de inversión
  • Edad
  • Conocimiento o experiencia en las inversiones

Responder las siguientes preguntas te ayudará a determinar tu perfil de inversionista:

  • ¿Por qué quiero invertir?
  • ¿En cuánto tiempo quiero recuperar mi inversión?
  • ¿Cuántos años tengo?
  • ¿Qué tanto dinero estoy dispuesto a arriesgar?
  • ¿Qué tanto conozco o cuál es mi experiencia invirtiendo?

Perfiles de inversionistas

En base a los factores anteriores se pueden clasificar a los inversionistas en los siguientes perfiles:

Cómo un inversionista conservador consigue sus objetivos financieros 1

Inversionista

Conservador

Tu horizonte de inversión es corto, procuras tomar el menor riesgo posible y prefieres inversiones estables con menores rendimientos y mayor disponibilidad de tu dinero.

inversionista moderado

Inversionista

Moderado

Tu horizonte de inversión es mediano, buscas buenos rendimientos pero sin tomar muchos riesgos y te interesa la seguridad en tu inversión.

inversionista agresivo

Inversionista

Agresivo

Tu horizonte de inversión es largo, te interesa obtener mayores rendimientos y estás dispuesto a tomar el riesgo que sea necesario.

Toma en cuenta que si apenas vas a empezar a invertir, lo ideal es que comiences con instrumentos de bajo riesgo (de deuda) y poco a poco vayas arriesgando más con instrumentos más sofisticados que te den mayores rendimientos.

¿Por qué es importante invertir?

Vivir al día no es vida

Trabajamos, ganamos y gastamos en cosas necesarias para la vida y, si tenemos algo de “suerte”, ahorramos un poquito, aunque esto no debería tener nada que ver con la suerte.

Ahorrar no es suficiente

¿Por qué?

Primero, por una cosita llamada inflación, que no es otra cosa que el aumento sostenido de los precios de bienes, productos y servicios de un país.

Y la inflación tiene un efecto en nuestro dinero:

Si tenemos mil pesos y la inflación anual es de 3%, al transcurrir 12 meses, con esos mil pesos podremos comprar el equivalente a 970 pesos. El dinero vale menos o las cosas valen más, como prefieras verlo.

Así que para mantener el valor del dinero que ganas, es necesario invertir. Y no se diga si queremos hacerlo crecer más allá de la inflación.

Deja de vivir al día

Independientemente de la cantidad real de dinero que ganes, si quieres dejar de vivir de cheque en cheque o de pago en pago, necesitas transformar este esquema a través de 3 elementos:

  1. 1
    Presupuesto - Se trata de orden, no de privaciones.
  2. 2
    Ahorro sostenible y constante - Podrás lograrlo cuando tengas orden con tu dinero.
  3. 3
    Inversión - Hacer crecer los ahorros.

¿Tienes pesadillas sobre la creación de un presupuesto? ¡Nosotros te ayudamos! Obtén excelentes consejos directamente en tu bandeja de entrada.

La inversión es el músculo del dinero

La segunda razón por la que ahorrar no es suficiente, es porque normalmente ahorramos para gastar.

Y eso está bien, nadie quiere ahorrar para llevarse el dinero a la tumba como faraón egipcio.

Pero ¿qué sucede cuando llegamos a una meta financiera?

Queremos alcanzar más metas, y si nuestro dinero no crece, entramos en una carrera con desventaja: hay más metas en nuestra lista que dinero disponible para ahorrarse.

Por eso necesitas agregarle “músculo” a tus ahorros.

Haz crecer el fruto de tu esfuerzo

El dinero es el resultado de nuestro esfuerzo.

No siempre lo recordamos, pero cada minuto de nuestro esfuerzo en el trabajo es compensado con una determinada cantidad de pesos.

Lamentablemente, ese esfuerzo es limitado a una cantidad de energía y horas determinadas en un día. Si queremos tener más dinero, necesitamos trabajar más.

La única manera real de hacer crecer el dinero que ya se ganó, es a través de las inversiones.

Debemos recordar que no todo el tiempo tenemos o tendremos la misma capacidad de generar ingresos.

Esa relación directa entre esfuerzo-dinero nos coloca en una posición vulnerable: si nos enfermamos, salimos de vacaciones, nos lesionamos, si nuestra capacidad de trabajo disminuye con los años, etc., no podremos generar los mismos ingresos.

Una de las claves de la libertad financiera, es no necesitar trabajar para cubrir necesidades básicas, así que si esa es una de tus metas, necesitas hacer crecer el fruto de cada una de tus horas de trabajo.

¡Aprovecha tu perfil de inversionista!

Rasgos que identifican a un conservador

¿Qué distingue a una persona conservadora? Estos son algunos rasgos distintivos:

Le gusta el camino conocido

Claro, para todo hay una primera vez, entonces el inversionista conservador necesita que la ruta sea transitable antes de poner en juego sus canicas.

Son personas que confían en sus observaciones y experiencias, así que ellos se convierten en su mejor consejero.

Pueden intentar caminos recomendados por otros, pero sólo si pueden probar con sus ojos y pies que efectivamente ese camino vale la pena recorrerse.

Nada de creer a ciegas.

Desconfía de las soluciones milagro

Si suena demasiado bueno para ser verdad, el inversionista conservador duda, y con razón, ya que rara vez esto es verdad.

¿Y quién quiere salir raspado por aventurarse a una situación que grita peligro a todas luces?

Antes de dar cualquier salto, estudia e investiga

La natural desconfianza del conservador lo hace proclive a estudiar e investigar para dar pasos importantes.

Tener más información sobre un determinado tema hace que podamos ver y hasta prever diferentes escenarios futuros y así, tomar una decisión adecuada que minimizará las posibilidades de que suceda cualquier tipo de error.

¡Información es poder, no lo olvides!

Disfruta de la rutina

Para unos la rutina es sinónimo del “aburrición”. Para otros, es el camino a la prosperidad.

El inversionista conservador tiende a usar su gusto por las rutinas como algo que le permita mejorar a través de la repetición y la constancia.

Claro, no todos los conservadores aprovechan para su beneficio estas características, porque al final del día, lo que hay detrás del ser precavido, es el miedo. Y el miedo paraliza.

Así que, por favor, ¡sácale provecho! No permitas que el miedo te impida crecer.

A continuación, una pequeña guía de cómo hacerlo.

Aprovecha tu personalidad para invertir con éxito

¿Por dónde empiezo?

Una pregunta muy frecuente a la hora de invertir, y más si uno es conservador.

¡Empieza poco a poco!

Con poco dinero, en una plataforma amigable, informándote y probando el camino a tu ritmo.

La naturaleza de algunas inversiones hace que debamos tomar saltos mucho más altos que nuestro propio conocimiento y experiencia.

Hay personas que pueden disfrutar este brinco. Pero si tú eres un inversionista conservador, preferirás probar un camino sólido y despejado (que te permita ver) antes de probar otras cosas “más densas”.

Nada de soluciones milagro

“Poco riesgo, mucha ganancia” es la fórmula mágica de las soluciones milagro en el mundo de las inversiones.

Pero la realidad es que, a menor riesgo, menor ganancia y al revés, a mayor ganancia, mayor riesgo.

¿Cómo superamos nosotros los conservadores esa relación riesgo-ganancia?

  1. 1
    Con productos y servicios debidamente regulados por las autoridades financieras correspondientes.
  2. 2
    Con un instrumento que nos permita invertir mientras exploramos cuál es el balance ideal para nosotros sin promesas de ganancias exageradas con los riesgos que éstas llevan.
  3. 3
    Con diversificación, es decir, poner tu dinero en diferentes metas, plazos y hasta “canastas”.

Un inversionista exitoso siempre se informa

Una de las actividades diarias que todo inversionista exitoso hace es informarse.

No sólo sobre inversiones, sino sobre lo que está sucediendo en el mundo, porque todo afecta las inversiones (para bien y para mal).

Así que esa tendencia tuya a estudiar/observar/investigar antes de tomar una decisión te llevará al éxito de manera más duradera que a cualquiera que sea arriesgado.

Sí, quizá un inversionista arriesgado pueda tener ganancias más rápidas, pero su falta de observación y datos le cierra la visión de largo plazo.

El inversionista conservador tiene capacidad de tomar riesgos ¡Calculados! Y ese es el único riesgo que hay que tomar.

Usa la rutina a tu favor

Una de las grandes ventajas de la rutina es la constancia y sus deliciosos frutos.

Levántate todos los días a las 5:30 am y verás como con la constancia se te hace cada vez menos difícil.

Haz ejercicio todos los días y pronto el no hacer ejercicio será difícil.

La rutina nos permite ser constantes, y la constancia paga muy bien a la hora de invertir.

Quien pueda hacer aportaciones mensuales a su inversión, independientemente de lo que se atraviese en el día a día, consigue mucho mejores rendimientos al final del camino.

“Invertir con éxito es como la vida: se trata de un maratón. Y 42 kilómetros no se corren con esporádicos días de entrenamiento.”

Inicia con el pie derecho

Si quieres empezar esta carrera con el pie derecho, primero que nada, define:

Tu meta

¿Qué quieres hacer con ese dinero?

Nadie invierte para llevarse el dinero a la tumba, así que define en qué querrás usarlo.

Plazo

La meta es la que ayuda a darle forma al plazo.

Si quieres un objetivo grande, como una casa, definitivamente tendrá que ser en un largo plazo, ya que difícilmente juntamos el dinero (entre ahorro e inversión) para una casa en 2 años, a menos que ganes muy, muy bien.

Y unas vacaciones en la playa de tu país, no necesitan un plazo de 5 años.

Así que una vez que definas la meta, el plazo está más o menos establecido, pero necesitas determinarlo con detalle para elegir la inversión adecuada.

Monto final

¿Cuánto necesitarás para llegar a la meta?

Si es una casa, por ejemplo, haz un análisis de las casas que te gustaría tener y que están a tu alcance.

Después define un precio final (es tentativo, porque sabemos que al final del camino puede haber factores diferentes, pero la idea es tener un monto lo más aproximado posible a lo que se desea lograr).

Monto mensual

Las inversiones necesitan alimento constante para lograr metas en menos tiempo de lo que nos gana la inflación y nuestros propios gastos.

Es importante que establezcas una cantidad mensual que aportarás a tu inversión.

Y para ello, necesitas ¡organizar tu dinero!

Organízate

Necesitas organizar tu dinero para encontrar la cantidad mensual para aportar a tu inversión.

Y la única herramienta que necesitas para esto se llama "registro de gastos".

Al registrar tus gastos, podrás hacer una radiografía precisa de lo que sucede con tus finanzas.

¿Qué queremos descubrir en esta radiografía?

  1. 1
    En qué gastamos
  2. 2
    Cada cuándo lo gastamos
  3. 3
    En qué cosas gastamos de más
  4. 4
    Qué cosas podemos “recortar” del gasto para llegar a donde queremos: nuestra inversión
  5. 5
    Los patrones de comportamiento que tenemos con el dinero

Muchas veces, cuando creemos que no nos alcanza, le echamos la culpa a que ganamos poco, pero al registrar nuestros patrones de comportamiento con el dinero, descubriremos que es más un problema de utilización del dinero que de la cantidad.

Así que empieza a hacerlo, y de inmediato encontrarás gastos que te serán difíciles de cambiar si la meta que estableciste para tu inversión realmente te entusiasma y es importante para ti.

Si no tienes el hábito de hacer un presupuesto o registrar tus gastos (te recomiendo mucho que lo empieces a partir de ahora), toma tus estados de cuenta tanto del banco como de la tarjeta de crédito de los últimos 12 meses, y revisa con detalle tus gastos.

Vacíalos en un documento y compáralos con tus ingresos mensuales.

Este análisis te dará la información que buscamos.

“Cuando [...] no nos alcanza, le echamos la culpa a que ganamos poco”.

Como continuación de este artículo, en este otro veremos las estrategias ganadoras con inversión de bajo riesgo con ejemplos aplicables a la vida real con las que podrás cumplir tus objetivos financieros.


También te puede interesar

5 señales para evitar franquicias riesgosas

5 señales para evitar franquicias riesgosas

Beneficios de rentar bienes raices

Beneficios de rentar bienes raices

Inversión de bajo riesgo: Estrategias ganadoras

Inversión de bajo riesgo: Estrategias ganadoras

¿Cómo encontrar la franquicia perfecta para ti?

¿Cómo encontrar la franquicia perfecta para ti?
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¡Suscríbete a nuestro boletín ahora!

Únete a los miles de personas que tomaron control de su vida. Da el primer paso y empieza a mejorar tus finanzas personales ahora. ¡No dejes que el dinero controle tu vida!

>