23 julio

¿Qué es un ETF? Así es como funcionan (y por qué los inversores inteligentes los aman)

Inversiones

0  comENTARIOS

En este artículo empezaremos definiendo qué es un ETF y cómo es que funcionan. Continuaremos con qué tipos de ETFs existen y qué impuestos tienes que pagar. Veremos también que ventajas y desventajas tienen y terminaremos aprendiendo cómo invertir en un ETF.

El objetivo de este artículo es que al final tengas el conocimiento necesario para poder invertir en un ETF.

More...

Probablemente hayas escuchado lo importante que es tener un portafolio de inversión diversificado. Por eso el dicho:

"No pongas todos los huevos en una sola canasta"

Pero necesitarías invertir en muchas empresas para lograr esa diversidad por tu cuenta. Muchos inversionistas dicen que necesitarías un mínimo de 25 a 30 acciones.

¿De dónde se supone que debes encontrar el tiempo y el dinero para invertir en tantas empresas?

Por eso es que nos encantan los fondos cotizados en bolsa, ETF (Exchange-Traded Funds, por sus siglas en inglés).

Comprar acciones en un solo ETF te permite invertir tu dinero en cientos, incluso miles de empresas.

La mejor parte es que puedes comenzar incluso si no tienes mucho dinero, lo que los convierte en una excelente opción para los inversionistas principiantes.

¿Qué es un ETF y cómo funciona?

Un fondo cotizado en bolsa (ETF) es un conjunto de inversiones que se empaquetan y negocian como una sola inversión.

Los ETFs son creados por las principales compañías de inversión que tienen que presentar planes detallados a la comisión competente que los regula para su aprobación antes de que puedan comenzar a vender acciones a los inversionistas.

Algunos ETFs se gestionan activamente, lo que significa que son personas las que eligen las inversiones. Pero la gran mayoría de estos fondos se administran pasivamente, lo que significa que intentan reflejar la composición de un índice de mercado.

Por ejemplo, uno de los ETFs más populares es el SPDR S&P 500 Trust (SPY), que sigue al índice S&P 500.

Cuando compras este fondo, o cualquier fondo que siga al S&P 500, tu inversión refleja más o menos la composición de las acciones en el S&P 500 general.

Si el S&P 500 sube, es de esperar que tu inversión también aumente. Si el S&P 500 tiene un mal día, también lo hará tu inversión.

El índice es un punto de referencia. Por lo tanto querrás adquirir un fondo que tenga un rendimiento al nivel de referencia o superior.

Si bien el S&P 500 es uno de los índices bursátiles más populares, existen muchos índices de mercado de los que nunca has oído hablar, y muy a menudo existe un ETF correspondiente para cada uno de ellos.

Existen ETFs centrados en industrias específicas, regiones del mundo o compañías más pequeñas, solo por nombrar algunos ejemplos, y generalmente usan un índice de mercado como punto de referencia.

Los ETFs se introdujeron por primera vez en 1993, pero han aumentado su popularidad en la década posterior a la Gran Recesión. CNBC informa que los inversionistas estadounidenses tenían 4 millones de millones de dólares invertidos en ETFs en el 2019, comparado con los 530 mil millones que tenían en el 2008.

Este incremento se ha atribuido a las bajas comisiones y a la facilidad de negociación y adquisición y al estilo de gestión que ofrecen los ETFs.

¿En qué se parece un ETF a una acción de una empresa?

Cuando compras y vendes un ETF, es muy parecido a comprar y vender acciones de empresas.

Las acciones de un ETF se compran y venden durante todo el día mediante negociaciones en las bolsas de valores, de ahí el nombre de "fondo negociado en bolsa".

Una gran ventaja de los ETFs es que son menos riesgosos que las acciones individuales.

Si compraste acciones de una empresa que disminuye su valor, tus acciones pierden su valor también. Pero si compraste un ETF que incluía las mismas acciones, el valor general de tu inversión probablemente no disminuirá mucho porque incluye muchas otras acciones para mitigar el daño.

Pero menos riesgo también puede significar menos recompensa.

Ser propietario de un ETF que incluya el próximo Amazon o Apple no generará la gran ganancia que sería poseer una acción individual, porque dentro de tu inversión en el ETF probablemente solo posea unas pocas acciones o incluso una fracción de una acción en particular.

¿En qué se parece un ETF a un fondo de inversión?

¿Todavía te preguntas qué es un ETF, realmente? Habrás oído hablar de los fondos de inversión, ¿verdad? Bueno, los ETFs son similares a los fondos de inversión en que ambos agrupan muchos activos en una sola inversión.

Sin embargo, los fondos de inversión no se negocian en el mercado de valores. Tú compras fondos de inversión directamente con la compañía que creó el fondo, y sólo puedes hacerlo una vez al día después de que el mercado de valores haya cerrado.

Otra gran diferencia es que la mayoría de los fondos de inversión son administrados activamente por personas, lo que significa que los costos generales son más altos.

Es por eso que los fondos de inversión generalmente tienen comisiones más altas que los ETFs.

Para comparar los costos de los ETFs frente a los fondos de inversión, veamos los índices de gastos de cada uno, que es el porcentaje de su inversión que se destina a comisiones.

La firma de investigación de inversiones Morningstar informó que en 2018:

  • El índice de gastos promedio para fondos administrados activamente fue de 0.67%.
  • El índice de gastos promedio para fondos administrados pasivamente fue de 0.15%.

Eso significa que si invertiste $1,000 en un fondo administrado activamente, como un fondo de inversión, podrías esperar pagar $52 más en comisiones en un año de lo que pagarías por un fondo administrado pasivamente, como un ETF.

¿Crees que la supervisión humana vale el costo adicional?

Innumerables estudios han encontrado que la mayoría de los gestores de inversiones tienen un rendimiento inferior en comparación con los índices del mercado a largo plazo.

Otra ventaja de los ETFs es que puedes comenzar a invertir por lo que cueste comprar una sola acción.

Los fondos de inversión a menudo requieren una inversión inicial de entre $1,000 y $2,500 dólares. Por el contrario, el ETF SPDR S&P 500 que mencionamos anteriormente se cotizaba a $315.88 por acción al 10 de julio de 2020.

Tipos de ETFs

Vamos a profundizar un poco más en todos los ETF que hay por ahí.

A partir del 2019, había 2,096 fondos negociados en bolsa, y no se limitan solo a las acciones.

Estos son algunos tipos comunes de ETFs:

ETFs de acciones de mercado amplio

Estos siguen el rendimiento del mercado de valores en general o una gran parte de él. Aquellos con la exposición más amplia generalmente se denominan fondos totales del mercado.

ETFs sectoriales

Estos se centran en industrias específicas dentro del mercado general. Por ejemplo, podrías invertir en un ETF de atención médica o energía. Invertir en un sector ETF a menudo tiene sentido si crees que cierto segmento de la economía estará a la alza, pero no quieres apostar por empresas individuales.

Bonos ETF

Puedes encontrar ETFs que invierten en tipos específicos de bonos, por ejemplo, bonos corporativos, bonos municipales, bonos del Tesoro o aquellos que invierten en todo el mercado de bonos, que se conocen como ETF de bonos de mercado amplio.

En general, invertir en bonos es una buena estrategia para las personas que necesitan ingresos fijos, como los jubilados.

ETFs internacionales

Estos están compuestos por inversiones fuera de tu país. Los inversionistas a menudo los buscan para diversificar aún más sus carteras e invertir en economías en crecimiento en todo el mundo.

ETFs de productos básicos

Los ETF de productos básicos invierten en activos físicos, como metales preciosos, por ejemplo, plata y oro, carbón, trigo, petróleo y gas natural.

¿Cómo se gravan los ETFs?

Se gravan las ganancias de un ETF solo cuando vendes tus acciones con ganancias.

En ese momento, se le aplica un impuesto de la misma manera que se gravan los activos subyacentes.

Entonces, si vendiste acciones de un ETF, se le aplicaría un impuesto de la misma manera que lo haría si hubieras obtenido una ganancia con acciones individuales, que es:

  • Ganancias de capital a largo plazo, si mantuviste los fondos durante un año o más: tus ganancias se gravarían del 0%, 15% y 20%, dependiendo de tus ingresos generales.
  • Ganancias de capital a corto plazo, si mantuviste los fondos durante menos de un año: tus ganancias se gravarían con las tasas de ingresos ordinarios más altas, que consisten en siete tramos progresivamente más altos que tienen un límite del 37%.

Los ETFs se consideran más eficientes en cuanto a impuestos que los fondos de inversión, lo cual es una forma elegante de decir que a menudo pagas menos impuestos sobre ellos.

La razón es que los administradores de los fondos de inversión frecuentemente compran y venden inversiones, y si hay una ganancia, tienen que distribuir la mayor parte a ti, el inversionista, incluso si no has vendido tus acciones.

Ten en cuenta que si ganas dinero de tus acciones de un ETF, por ejemplo, porque te pagaron dividendos de acciones o intereses de bonos, deberás pagar impuestos sobre estas ganancias, pero no de tus ganancias del ETF, mientras todavía tengas las acciones.

Pero si realmente deseas maximizar esas ganancias, poseer un ETF en un plan personal de retiro (PPR) es una gran opción. No puedes deducir tus contribuciones de tus impuestos por adelantado, pero obtienes ese dinero libre de impuestos cuando tienes la edad de jubilación.

¿Son los ETFs una buena inversión?

Entonces, ¿son los fondos cotizados una buena inversión?

La respuesta se reduce a en qué invierte el ETF. Pero en términos generales, recapitulemos algunas ventajas y desventajas de los ETFs.

Ventajas de los ETFs

  • Diversificación instantánea. Puedes invertir en cientos o incluso miles de empresas con una sola compra.
  • Menor riesgo en comparación con las acciones individuales. La diversidad que ofrecen los ETFs te protegen de perder grandes cantidades de dinero si una inversión funciona mal.
  • Bajo costo inicial. Puedes invertir por lo que cueste comprar una sola acción.
  • Fácil de comprar y vender. Puedes venderlos durante todo el día de negociación en las bolsas de valores.
  • Impuesto eficiente. Los ETFs a menudo vienen con impuestos más bajos que los fondos de inversión.
  • Transparencia. Puedes verificar en qué inviertes tu dinero prácticamente en tiempo real utilizando el sitio web del ETF o ingresando el ticker en un sitio web gratuito, como Yahoo! Finanzas. Los fondos de inversión, por el contrario, sólo están obligados a revelar sus tenencias trimestralmente.
  • Bajas comisiones. Estas son algunas de las inversiones más baratas, en términos de honorarios, porque no se gestionan activamente.

Desventajas de los ETFs

  • Menos potencial para grandes ganancias. La desventaja de la diversificación es que no se ganas mucho si una inversión se dispara.
  • Todavía existe algún riesgo. No se garantiza que los ETFs ganen dinero y también pueden perder dinero si el mercado de valores cae o el sector en el que has invertido funciona mal.
  • Todavía tienes que pagar comisiones. Aún así, generalmente son más bajas que las comisiones de los fondos de inversión, y puedes evitar las comisiones utilizando un corredor con descuento en línea.

¿Cómo empiezo a invertir en ETFs?

¿Listo para comenzar a invertir en ETFs?

Bueno, es posible que ya seas un inversionista de ETFs y ni siquiera lo sepas. Si tienes un plan personal de retiro es muy probable que ya estés invirtiendo en algunos ETFs.

Como en un plan personal para el retiro puedes seleccionar tus propias inversiones, puedes usar tu PPR para elegir tus propios ETFs, aunque te sugerimos que te adhieras a lo que recomiendan los robots. Por lo general, son mejores inversionistas que los humanos, además de que tomarán en cuenta tu edad, tus objetivos y el riesgo con el que te sientas más cómodo.

Las cuentas de jubilación patrocinadas por el empleador, como las Afores, han sido más lentas para adoptar ETFs como opciones de inversión y, a menudo, favorecen los fondos de inversión.

Si deseas elegir tus propios ETFs, la mejor manera de comenzar es abriendo una cuenta con un broker. De esa manera, puedes comenzar de a poco sin poner en riesgo algo tan importante como tu cuenta de jubilación.

¿Qué buscar en un ETF?

Elegir cualquier inversión puede ser abrumador, y los ETFs no son diferentes.

Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta cuando hagas tu elección.

  • Indice subyacente: asegúrate de conocer el índice que sigue el ETF porque éste te dirá en qué estás invirtiendo. Si estás invirtiendo en un ETF que se basa en el Dow Jones Industrial Average, estarás invirtiendo solo en 30 acciones que representan al índice. Pero un índice que sigue el mercado de valores total probablemente tendrá más de 3,000 acciones.
  • Bajo índice de gastos: cuanto menor sea el índice de gastos, mayor será el dinero hacia la inversión real. Muchas casas de bolsa importantes ofrecen ETFs con índices de gastos inferiores al 0.1%.
  • Sin comisiones: muchos brokers en línea ahora ofrecen operaciones sin comisiones.
  • Activos bajo gestión (AUM): si un ETF tiene mucho dinero invertido en él, significa que hay muchos compradores. Muchos inversores recomiendan comprar un ETF con al menos $50 millones en activos bajo administración.
  • Rendimiento pasado: solo porque una inversión haya sido rentable en el pasado, no significa que lo será en el futuro. Aún así, el rendimiento pasado es una muy buena manera de evaluar si un ETF es una buena inversión.

A menos que tengas experiencia en una determinada industria, te recomendamos comenzar con un ETF que siga un gran segmento del mercado de valores.

Históricamente, el mercado de valores ha tenido un rendimiento promedio del 10% anual antes de la inflación. Al invertir en el mercado de valores más amplio, puedes aprovechar este crecimiento a largo plazo.

¿Cómo comprar un ETF?

Una vez que hayas seleccionado el ETF que deseas comprar, es hora de hacer el pedido. Lo harás exactamente de la misma manera que lo harías cuando realizas un pedido de una acción.

Si estás utilizando un broker en línea, simplemente ingresa el símbolo de cotización del ETF y especifica cuántas acciones deseas comprar. Si comercias a través de una persona, se lo notificarás directamente y proporcionarás la información.

Puedes optar por realizar una orden de mercado, lo que significa que estás dispuesto a pagar el precio vigente para el fondo.

O puedes usar una orden de límite de compra. Le dirás a tu broker cuánto estás dispuesto a pagar y solo ejecutará la orden a un precio igual o inferior al monto que especificaste.

Entonces, si deseas comprar el Fondo ABC y se cotiza a $50 por acción, podrías colocar una orden de límite de compra que le indique a tu broker que solo lo compre si los precios de las acciones caen a $45.

Una vez que hayas decidido invertir en un ETF, prepárate para el largo plazo practicando el costo promedio. Ahí es donde tú decides cuánto puedes invertir e invertir esa cantidad, independientemente de lo que esté haciendo el mercado.

La forma más fácil de hacer esto es presupuestar una cierta cantidad para invertir cada mes. Esto te protege contra la compra de demasiados activos mientras los precios son altos.

Consejo final

Ignora el rendimiento diario de tus ETFs.

Al igual que el mercado de valores tiene días buenos y días malos, tus ETFs también tendrán días altos y bajos.

Tu objetivo es el crecimiento a largo plazo, no una ganancia a corto plazo.

Los ETFs no están exentos de riesgos, por lo que no inviertas el dinero que necesitarás en los próximos años.


También te puede interesar

Inversión de bajo riesgo: Estrategias ganadoras

Cómo un inversionista conservador consigue sus objetivos financieros

Beneficios de rentar bienes raices

Rentar bienes raices y sus reglas

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a nuestro boletín ahora!

>