Rentar bienes raices y sus reglas

Para poder alcanzar y mantener al máximo los beneficios de rentar bienes raices, existen ciertas reglas que debes seguir.

Probablemente hayas escuchado historias de cómo el inquilino abusó del dueño, o de que algo le pasó a la propiedad. Mientras esto puede pasar, hay maneras de minimizar de que ocurran este tipo de problemas.

Reglas para rentar bienes raices

  • Renta a buenos inquilinos que paguen a tiempo
  • Establece políticas y refuérzalas
  • Repara y da mantenimiento a tus propiedades
  • Resuelve los problemas de tus inquilinos y cumple con sus necesidades
  • No tengas miedo de desalojar en caso de ser necesario
  • Haz lo posible por mantener a tus inquilinos
  • Encuentra un buen contratista que de mantenimiento a tus propiedades
  • Establece un sistema para administrar tus propiedades
  • Controla la propiedad en lugar de que la propiedad te controle a ti

Cuando de rentar bienes raices se trata, debes resumir todo tres categorías.

La primera es encontrar al inquilino correcto

Mientras entrevistas posibles inquilinos, lo principal que debes verificar es que sean cumplidos con sus pagos. Muchas de las historias de horror que se escuchan con los inquilinos ocurren porque no se hizo la tarea con los inquilinos. No se verificó que tuvieran la habilidad económica para pagar la renta. Tampoco se verificó su historial crediticio. Y no se habló con las referencias.

La lección es que siguiendo los pasos apropiados podrás eliminar problemas potenciales desde el inicio.

El siguiente paso para rentar bienes raices es llenar los acuerdos correspondientes

Otro gran error que se comete es que no se firma un contrato de arrendamiento. Esto reduce grandemente la posibilidad de desalojar a un inquilino en caso de ser necesario. El contrato es una protección para tí y estarás llamando problemas si es que no firmas uno.

También querrás administrar correctamente la propiedad

Se recomienda contratar una compañía altamente calificada para este propósito. Si pasas todo tu tiempo cobrando las rentas, haciendo reparaciones y muchas cosas más, entonces no tendrás tiempo para buscar tu próxima inversión en bienes raices. El punto es que seas el dueño de las propiedades y no que las propiedades sean tu dueño.

Es recomendable tener también un fondo de dinero guardado para reparaciones y mantenimiento de las propiedades. De esa manera, si algo necesita ser reemplazado, no te pegará tanto financieramente.

Rentar bienes raices es una gran manera de crear ingreso pasivo. Estos principios y reglas te ayudarán a obtener lo más posible de tus propiedades en renta para que realmente sean un activo y no un pasivo.

Sobre el Autor

Hola, mi nombre es Alfonso y no soy rico y no me he retirado aún. Pero de una cosa estoy seguro, no quiero terminar mis últimos años con la necesidad de seguir trabajando o dependiendo de una pensión para sobrevivir. Sígueme en Twitter o Facebook también.

>