¿Quién y cómo controlan el suministro de dinero?

Por Alfonso | Educación Financiera

Oct 14
dinero

El banco central

Todos los países tienen un banco central, que realmente no es un banco, pero cuya función es controlar el suministro de dinero, o la cantidad de efectivo que circula en la economía. Este banco debe mantener suficiente dinero circulando para que la economía se expanda, pero no demasiado rápido. Si hay mucho dinero circulando, esto decrementa su valor, lo cual lleva a la inflación. Mientras que muy poco dinero circulando provoca que los consumidores tengan poco dinero para gastar, lo cual lleva a una recesión. El banco central controla el suministro del dinero, tratando de mantener la economía más o menos balanceada, mediante la compra y venta de certificados de la tesorería, imprimiendo más dinero, y estableciendo las tasas de interés.

Suministro de dinero

Si echas un vistazo a tu cartera, vacías tu alcancía, hurgas entre los cojines de tu sofá, y cuentas todo el dinero que tienes en tus cuentas de cheques y ahorros, la cantidad total a la que llegues es tu suministro de dinero personal. Esto es lo que hace el banco central periódicamente, cuenta el suministro de dinero del país. Sin este conteo, no podrían saber cuánto dinero hay circulando y si la economía necesita más.

Cada cierto determinado periodo el banco central determina si hay que incrementar o decrementar el suministro de dinero. Para desacelerar una economía que se está expandiendo rápidamente, el banco central vende certificados de la tesorería, quitando así efectivo del mercado que de otra forma seguiría disponible para ser prestado. De esta manera, el banco central disminuye los préstamos, fuerza a subir los intereses, y enfría una economía sobrecalentada.

 

Si hay poco efectivo en circulación, el banco central lo regresa al mercado comprando certificados de la tesorería, y si es necesario, imprime dinero para pagar estos certificados. Dependiendo de las condiciones económicas, el banco central va poniendo el dinero en circulación causando que los bancos tengan más y más dinero para prestar. Los intereses vuelven a bajar y la gente tiene dinero para gastar, y la economía se empieza a expandir.

Tasas de interés

Otra herramienta que el banco central tiene a su disposición para cambiar la dirección de la economía son las tasas de interés que cobra a los bancos. Esto en consecuencia determina lo que los bancos cobrarán a sus clientes. Una tasa de interés no es nada más que el precio de un préstamo. Está expresada en un porcentaje anual de la cantidad prestada. Por ejemplo, si pides prestado $100 a 10% de interés anual, deberás $110 al final del año. El costo del préstamo es de $10.

Los bancos, como las personas, piden dinero prestado. Piden dinero al banco central o a otro banco, dependiendo de sus necesidades particulares y de quién ofrece mejores términos. Cuando el banco central incrementa la tasa de interés, los bancos piden prestado menos y tienen menos dinero para prestar a sus clientes. Cuando el banco central baja su tasa de interés, los bancos se ven alentados a pedir prestado, lo que provoca que tengan más dinero para prestar a sus clientes a tasas de interés más atractivas.

Tasas de interés, tendencias de inversión, y tu

El modo en que el banco central maneja el dinero afecta la economía, que en consecuencia afecta la manera en que inviertes. El dinero que el banco central recolecta por medio de impuestos permite al gobierno pagar sus gastos. Cuando no se recolecta el suficiente dinero para cubrir las obligaciones del gobierno, que el caso es frecuente, entonces el gobierno pide prestado mediante la venta de certificados de la tesorería. Cuando estos certificados se venden existe menos dinero circulando en la economía. Se escasea el suministro de dinero, lo que incrementa las tasas de interés. En corto, mientras más pide prestado el gobierno, más suben los intereses.

Un cambio en las tasas de interés afecta los mercados financieros y, por último, las decisiones que toman los inversionistas. Cuando las tasas de interés están altas, los rendimientos de los bonos suben y los inversionistas compran más bonos. Cuando las tasas de interés están bajas, es más barato para los negocios pedir prestado para crecer, y cuando los negocios están creciendo, los inversionistas compran acciones.

Los bancos no prestan dinero a sus clientes a una misma tasa de interés. A sus mejores clientes, usualmente los más grandes, les cargan una tasa de interés más favorable, ya que el riesgo para el banco es menor. A los clientes individuales, digamos alguien que quiere comprar una casa, se les carga una tasa de interés más elevada, calculada añadiendo unos puntos a la tasa que otorgan a sus mejores clientes.

  • Anónimo dice:

    El dinero es deuda, y el banco lo crea de la nada cada vez que pides un préstamo.

  • >