¿Quién quiere ser millonario?

Por Alfonso | Piensa Como Rico

Ene 27

¿Quién quiere ser millonario? es el nombre de un programa de televisión que no sólo fue muy famoso en Estados Unidos, donde fue creado. A nivel mundial tuvo también mucho éxito en diferentes países con diferentes anfitriones.

Todo lo que tenías que hacer era contestar una serie de preguntas y con cada respuesta correcta ibas acumulando más dinero, y así hasta alcanzar el gran premio de un millón de dólares.

La pregunta ¿quién quiere ser millonario? se convirtió en una frase popular en todos lados. Y siendo honestos, con el auge de tantos programas para ganar dinero, millonarios en la bolsa de valores y grandes bolsas acumuladas en la lotería, la pregunta evolucionó a ¿quién no quiere ser millonario?

Y efectivamente, es posible ser millonario participando en un programa televisivo. También es posible ganar millones jugando a la lotería. Y también es posible ser millonario invirtiendo en la bolsa de valores.

De hecho, existen más maneras de ser millonario hoy que en cualquier otra época en la historia. A lo mejor por esto es el frenesí internacional que se vive sobre la idea de ser millonario, y mientras más rápido mejor.

¿Quién paga el precio?

Diferentes entidades gubernamentales ha dado seguimiento a las personas entre los veinte y sesenta y cinco años. Sus hallazgos fueron los siguientes:

A la edad de 65 años, de cada 100 personas

1 era ri​​​​​ca
4 vivían bien
5 seguían trabajando por necesidad
54 vivían de la ayuda del gobierno o de familiares
36 están muertos

También se encontró que, más del 35% de ese 1% de los ricos, heredaron su fortuna, como también lo hizo un gran porcentaje del 4% que estaba bien económicamente.

Entonces la pregunta ahora es, qué hicieron el 5% de las personas ricas que el 95% restante no? ¿Qué precio pagó ese 5% que el resto no quiso pagar?

5%
Pagó el precio
95%
No pagó e precio

Un estilo de vida lujoso no significa que eres rico

Un trabajo bien remunerado, una casa grande, buenos carros y vacaciones lujosas no significa que eres rico. De hecho podría significar lo opuesto. Un estilo de vida lujoso no significa que eres inteligente o que tuviste buena educación. Puede significar exactamente lo opuesto.

Una de las razones por la que tanta gente juega con mucha fe a la lotería cada semana es porque quieren precisamente eso, tener una casa grande y bonita, carros caros y lujosos y todos los juguetes que el dinero puede comprar.

Mientras es posible ser millonario jugando a la lotería, en realidad, las posibilidades son casi nulas. Así como una casa grande no significa necesariamente que eres rico, participar en un programa de éstos o apostar a tus números de la suerte no fue el precio que la mayoría del 1% pagó para ser millonario.

¿Cuál es precio que hay que pagar para ser millonario?

Existen varias maneras de ser millonario. Ganar la lotería o en un programa de TV son sólo dos ejemplos. También puedes llegar a ser millonario siendo avaro, o convirtiéndote en un delincuente. Incluso casándote con un(a) millonario(a). Pero por supuesto, con cualquier método para alcanzar una gran fortuna, siempre hay un precio que pagar, y ese precio no siempre se mide en dinero.

El precio por estar sentado viendo programas de concursos en la televisión y jugando a la lotería es que la gran mayoría de ellos nunca serán ricos.... y ese es un precio muy alto a pagar.

Hay mejores formas de ser millonario, con mucho mejores posibilidades, pero la mayoría de la gente no está dispuesta a pagar el precio.

Existen maneras de ser millonario con mayor probalidad que ganar la lotería

De hecho, existen algunas formas de ser millonario en donde las probabilidades están del lado de la persona, casi garantizando que la persona se hará rica, pero aún así la mayoría de la gente no está dispuesta a pagar el precio. Y es por eso, que solamente 1 de cada 100 personas es rica. Quieren ser millonarios pero no están dispuestos a pagar el precio.

Un ejemplo que nos ayudara mejor a explicar el concepto del precio que hay que pagar sería el siguiente:

Qué pasa si digo, “me gustaría tener un cuerpo como el de Arnold Schwarzenegger”. Bueno, lo que la mayoría de la gente me diría es:

  • Ponte unos tenis y corre 5 km diarios
  • Ve al gimnasio 3 hrs al día
  • Y deja de atascarte de pizza

A lo que yo diría, “¿existe alguna otra forma de tener un cuerpo como el de Arnold?”

Ese es el precio. Millones de personas quisieran tener un buen cuerpo, pero muy pocos de ellos están dispuestos a pagar el precio.

La publicidad se aprovecha de aquellos que no quieren pagar el precio

Es por eso que anuncios que prometen:

  • Perder peso comiendo todo lo que quieras, sólo tomando esta pastilla mágica
  • Tener cuerpo de modelo sin ejercicio ni dieta

generan tanto dinero.

Sin importar si es dinero, un cuerpo sexy, amor, felicidad o cualquier deseo que tenga el ser humano, siempre habrá campañas publicitarias que prometen la manera rápida y fácil para obtener lo que quieres.

Sin embargo, la mayoría de los productos que estas campañas promueven no funcionan, y no por los productos, sino porque la gente que los compra no está dispuesta ha hacer el trabajo (o pagar el precio).

Muchas personas buscan las respuestas que harán sus vidas mejores en cierta forma. El problema es que cuando las encuentran no les gustan. Así como a mí no me gusta la respuesta de “dejar de comer pizza y ponerme ha hacer pesas 3 hrs diarias”. En otras palabras, hasta que me guste la respuesta que estoy obteniendo, no tengo la disposición de desarrollar un cuerpo como Arnold Schwarzenegger.

Es por eso que la razón por la que la mayoría de las personas nunca serán millonarias es porque no les gustan las respuestas que obtienen. Y en realidad tiene poco que ver con la respuesta, es el precio inherente a la respuesta el que realmente no les gusta.

Todos quieren ser millonarios. Y pueden serlo, simplemente no están dispuestos a pagar el precio.

Click to Tweet

  • duarlys dice:

    me gusta

  • Maria dice:

    Muy cierto.
    La riqueza y la abudancia no son la misa cosa
    Hay gente que tiene ingresos muy altos pero tienen demasiadas obligaciones en tiempo y en dinero como para disfrutarlas. Eso les convierte en gente mas pobre y e verdaderos esclavos de sus riquezas.
    Un saludo

    • Alfonso dice:

      Es correcto María. A la gran mayoría de la gente le gusta aparentar lo que no es, sobre todo cuando de dinero se trata.

  • >