17 julio

Presupuesto para principiantes en 5 pasos

Educación Financiera

0  comENTARIOS

Establecer un presupuesto es tan emocionante como ir al dentista. Agrega una dosis de intimidación si nunca lo ha hecho antes.

Pero crear un presupuesto te liberará. Cuando decides comenzar a presupuestar, significa que tomas en serio tu dinero. Tal vez incluso tengas algunos objetivos financieros en mente.

Si esta es tu primera incursión en el presupuesto para principiantes, recuerda que el resultado final te brindará tranquilidad.

Ahora comencemos a configurar un presupuesto para principiantes adecuado para ti.

More...

Presupuesto para principiantes en 5 pasos indoloros

Sigue estos pasos básicos y adáptalos a tus necesidades para crear un presupuesto para principiantes mensual que te preparará para el éxito financiero.

Paso 1: Establecer una meta financiera

Primero lo primero, ¿por qué quieres hacer un presupuesto?

Tu razón será tu ancla y tu incentivo a medida que creas un presupuesto para principiantes y te apegues a él.

¿Tienes pesadillas sobre la creación de un presupuesto? ¡Nosotros te ayudamos! Obtén excelentes consejos directamente en tu bandeja de entrada.

Establece una meta a corto o largo plazo

Puede ser pagar deudas como préstamos personales, tarjetas de crédito o una hipoteca, o ahorrar para la jubilación, un fondo de emergencia, un auto nuevo, enganche de la casa o vacaciones.

  • Pagar deudas como:
  • Préstamos personales
  • Tarjetas de crédito
  • Un auto nuevo
  • Ahorrar para la jubilación
  • Un fondo de emergencia
  • Un auto nuevo
  • El enganche de la casa
  • Unas vacaciones

Para Sonia y Luis, crear un presupuesto era imprescindible porque querían comprar su primera casa.

Después de comprar la casa, continuaron haciendo presupuestos. Pagaron algunas deudas de tarjetas de crédito y tuvieron margen de maniobra para sus mascotas propensas a accidentes.

No tienes que preocuparte tanto por las locuras que la vida nos arroja porque sabes que tienes los fondos guardados para hacer frente a la mayoría de las cosas que surjan.

Una vez que se completa un objetivo, puedes pasar a otro y personalizar tu presupuesto para que se ajuste a tus necesidades.

Paso 2: Registra tus ingresos, gastos y ahorros

Deberás utilizar una plantilla de presupuesto para realizar un seguimiento de todos tus gastos mensuales.

Lista cada gasto línea por línea. Esta lista es la base de tu presupuesto mensual.

Cuenta tus ingresos mensuales

Revisa tus recibos de nómina y determina cuánto dinero tu, y cualquier otra persona en tu hogar, llevan a casa cada mes. Incluye cualquier ingreso pasivo, ingresos por alquiler, pagos de manutención de niños o trabajos extras.

Si tus ingresos varían, calcula lo mejor que puedas o usa el promedio de tus ingresos de los últimos tres meses.

Haz una lista de tus gastos mensuales obligatorios

Empezar con:

  1. Alquiler o pago de hipoteca
  2. Gastos de vivienda como servicios públicos (electricidad, gas y agua), internet y teléfono
  3. Pago del auto y costos de transporte
  4. Seguros (automóvil, vida, salud)
  5. Cuidado de los niños
  6. Comestibles
  7. Pagos de deudas para tarjetas de crédito, préstamos personales, deudas médicas, etc.

Todo lo que resulte en un recargo por no pagar entra en esta categoría.

Enumera los gastos mensuales e irregulares no esenciales

Los gastos no esenciales incluyen entretenimiento, café, servicios de suscripción y transmisión, membresías, televisión por cable, regalos, cenas y artículos varios.
No olvides contabilizar los gastos en los que no incurres todos los meses, como cuotas anuales, impuestos, control vehicular, cambios de aceite y cargos únicos.
Agrégalos al mes en el que usualmente ocurren o registra todos tus gastos irregulares para el año y divídelos entre 12 para poder incluirlos en tu presupuesto mensual.

No olvides tus ahorros

Asegúrate de incluir una partida para ahorrar en tu presupuesto mensual. Úsalo para esos objetivos de ahorro a corto o largo plazo, construir un fondo de emergencia o para invertir.
Calcula cuánto puedes ahorrar, sin importar cuán grande o pequeño sea. Puedes automatizar tu ahorro con una transacción automática de tu cuenta corriente a una cuenta de ahorro tan pronto recibas tu pago. Algo tan pequeño como $100 por semana suma más de $5,000 en un año.

Paso 3: Ajusta tus gastos para que coincidan con tus ingresos

¿Cómo se ve tu presupuesto mensual hasta ahora? ¿Vives con tus ingresos o gastas más dinero del que ganas?

De cualquier manera, es hora de hacer algunos ajustes para cumplir tus objetivos.

Cómo reducir tus gastos

Si gastas demasiado cada mes, no entres en pánico. Esta es una gran oportunidad para evaluar áreas para ahorrar dinero ahora que has detallado tus gastos.

A decir verdad, esta es la razón exacta por la que empezaste con tu presupuesto para principiantes.

Aquí hay algunas formas en que puedes ahorrar dinero cada mes.

  1. 1
    Reducir las salidas opcionales a la hora feliz y comer fuera. Incluso recortar una compra diaria de $20 sumará más de $5,000 al año.
  2. 2
    Considera cancelar la televisión por cable. El costo promedio del cable es de $3,000 al año, por lo que si cortas el servicio y cambias a un servicio de streaming por internet, podrías ahorrar al menos $150 al mes.
  3. 3
    Afina tus compras en el supermercado y procura preparar los alimentos en casa. Ahorrarás dinero en comestibles al planificar y preparar recetas para la semana que usen muchos de los mismos ingredientes. Usa los volantes para ver lo que está en oferta y planifica tus comidas en torno a esas ofertas.
  4. 4
    Haz regalos caseros para familiares y amigos. Las ocasiones especiales y las vacaciones ocurren constantemente y pueden ser costosas.
  5. 5
    Consolidar tarjetas de crédito o transferir saldos de alto interés. Puedes consolidar múltiples pagos en una sola tarjeta de crédito y reducir la cantidad de intereses que pagas cada mes. Cuanto antes pagues ese saldo de capital, más rápido quedarás sin deudas.
  6. 6
    Refinanciar préstamos. El refinanciamiento de tu préstamo personal, del préstamo para automóvil o hipoteca puede reducir tus tasas de interés y reducir tus pagos mensuales. Podrías ahorrar significativamente si mejoras tu crédito desde el inicio del préstamo.
  7. 7
    Obtén una nueva cotización para el seguro de tu automóvil para reducir los pagos mensuales. Usa un servicio gratuito en línea para analizar nuevas cotizaciones basadas en tus necesidades específicas. Un ahorro de $500 cada mes son $500 que puedes destinar a ahorros o pagos de deudas.

Comienza con algo pequeño y ve qué tan grande se hace la bola de nieve.

Ah, y no olvides recordar tu objetivo financiero cuando se te antoje un Starbucks a las 3 p.m. Pero tampoco olvides que está bien darse el gusto de vez en cuando.

Aprende que está bien que salgas a almorzar ocacionalmente o que te compres un par de zapatos nuevos cuando los necesites. No necesitas privarte completamente para tener éxito con tus objetivos financieros.

Qué hacer con tu dinero extra

Si te sobra dinero después de pagar tus gastos mensuales, considera construir un fondo de emergencia si todavía no tienes uno.

Ahorrar para un fondo de emergencia te permitirá cumplir con tu presupuesto.

Cuando tu lavadora o secadora se descompongan, podrás usar tu fondo de emergencia en lugar de pagar con tarjeta de crédito.

Una vez que uses el fondo de emergencia, comienza inmediatamente a reponerlo nuevamente.

De lo contrario, puedes usar cualquier dinero extra fuera de tus gastos para alcanzar tus metas financieras.

Paso 4: Elige un método de presupuesto

Ya tienes tus ingresos y tus gastos detallados en un presupuesto mensual, ahora ¿cómo actúas al respecto?

Probar un método de presupuesto para principiantes te ayudará a administrar tu dinero y ver si se adapta a tu estilo de vida.

Vivir con un presupuesto no significa que no puedas divertirte o gastar en lo que gusta. Afortunadamente existen muchos métodos de presupuesto para principiantes que explican estas cosas.

Métodos de presupuesto

Aquí están algunos a considerar

  1. 1
    El sistema de sobres es un sistema de presupuesto basado en efectivo que funciona bien para controlar los gastos compulsivos. Reduces el gasto excesivo en tarjetas de débito y crédito porque te ves obligado a retirar efectivo y colocarlo en sobres pre-etiquetados para tus gastos variables (como comestibles y ropa) en lugar de sacar el plástico.
  2. 2
    El método 50/20/30 es para aquellos con mayor flexibilidad financiera y que pueden pagar todas sus facturas con el 50% de sus ingresos. Aplica el 50% de tus ingresos a gastos de subsistencia, el 20% a ahorros y/o reducción de deudas, y el 30% a gastos personales (vacaciones, café, entretenimiento). De esta manera, puedes divertirte y ahorrar al mismo tiempo. Debido a que tus necesidades básicas sólo pueden representar el 50% de tus ingresos, por lo general, no es una buena opción para aquellos que viven al día.
  3. 3
    El presupuesto 60/20/20 utiliza el mismo concepto que el 50/20/30, excepto que aplica el 60% de tus ingresos a gastos de subsistencia, el 20% a ahorros y/o reducción de deudas, y el 20% a gastos personales. Es una buena opción para los fanáticos del método 50/20/30 que necesitan dedicar más de sus ingresos a los costos de vida.
  4. 4
    El presupuesto base cero te hace responsable de todos sus ingresos. Tú presupuestas tus gastos y luego asignas dinero extra para tus objetivos. El estricto sistema es bueno para las personas que intentan pagar sus deudas lo más rápido posible. También es beneficioso para quienes viven al día.
  5. 5
    El primer presupuesto de págate a ti primero prioriza el ahorro sobre todo lo demás, luego el pago de facturas, la cobertura de los gastos necesarios y la distribución de gastos discrecionales.

Aplicaciones de presupuesto

Otra opción de administración para tu dinero es usar una aplicación de presupuesto.

Las aplicaciones pueden ayudarte a organizar y acceder a tus finanzas personales sobre la marcha y pueden alertarte sobre los cargos financieros, los cargos por demora y las fechas de vencimiento del pago de facturas.

Paso 5: Seguimiento

Presupuestar se vuelve fácil una vez que generas la rutina. Pero no puedes generarlo y olvidarlo. Debes revisar tu presupuesto mensualmente para controlar tus gastos y ajustar en consecuencia.

Revisa los estados de cuenta de tus cuentas corrientes y de ahorros por cualquier irregularidad. Incluso si has configurado pagos automáticos.

Recuerda ajustar tu presupuesto a medida que cambien tus gastos. Pero incluso si tus ingresos aumentan, trata de priorizar el ahorro con del dinero extra. Eso te ayudará a evitar que gastes más cuando más ganas.

La emoción de no tener deudas o finalmente tener suficiente dinero para viajar podría incluso inspirarte a buscar otras oportunidades o consejos financieros. Por ejemplo, si buscas ayuda profesional, programa una consulta con un asesor financiero certificado que pueda ayudarte con objetivos a largo plazo, como planes de jubilación y ahorro.

Cuéntanos abajo en un comentario si ya estás presupuestando o vas tomar esta guía para empezar.


También te puede interesar

Cómo hacer un presupuesto familiar

Fondo de ahorro para emergencias. Qué es y por qué es importante

Cómo hacer un presupuesto viviendo de propinas

5 consejos inteligentes que te ayudarán finalmente a cumplir con tu presupuesto

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a nuestro boletín ahora!

>