3 julio

Presupuesto base cero

0  comENTARIOS

Pregunta sencilla: ¿Gastas más de lo que ganas cada mes?

Seamos más específicos: ¿gastas exactamente lo que ganas cada mes?

Si creas un presupuesto base cero, eso es precisamente lo que harás. Lo creas o no, es un plan de presupuesto simple que te garantiza que gastarás cada centavo que ganas cada mes de manera productiva.

¿Suena aterrador? Al contrario. Tu confía en nosotros.

Sigue leyendo para saber exactamente lo que el presupuesto base cero puede ayudarte a hacer.

More...

¿Qué es el presupuesto base cero?

El presupuesto base cero, es un método de presupuesto mensual en el que cada peso que ganas, ni más ni menos, se gasta de acuerdo con tus objetivos y gastos.

ingreso - gasto = 0

Si tienes $15,000 de ingreso este mes, asignarás exactamente $15,000 en todas tus cuentas, gastos discrecionales, fondos de ahorro y objetivos financieros.

¿Quién creó el presupuesto base cero?

Su nacimiento data de 1970, cuando su creador, Peter Pyhrr, lo introdujo en la empresa norteamericana Texas Instruments. Ante el éxito del sistema, se extendió a otras grandes empresas como Westinghouse, Boeing o AT&T.

En 1971, el entonces gobernador del estado de Georgia, Jimmy Carter, contrató como asesor a Pyhrr para la implantación de este sistema presupuestario en la administración del estado.

En 1977, cuando Carter fue elegido presidente de los Estados Unidos instauró esta técnica de elaboración del presupuesto en la Administración Federal para el ejercicio fiscal de 1979.

¿Cómo hacer un presupuesto base cero?

Los presupuestos tienen mala reputación. Pero el hecho es que establecer un gran presupuesto no te restringe, al contrario, te libera. Y el presupuesto base cero es el presupuesto más personalizable y flexible que existe.

Aquí te mostramos cómo hacer un presupuesto base cero que se ajuste a tus finanzas, estilo de vida y objetivos.

1. Determina tus ingresos

El primer paso para calcular tu presupuesto base cero es realizar un seguimiento exacto de lo que ganas cada mes. Esto incluye todos tus trabajos, bonificaciones, reembolsos de impuestos, obsequios, ingresos irregulares, todo.

Cualquier depósito realizado en tu cuenta corriente debe ser contabilizado.

Para muchos de nosotros, esto variará de mes a mes. Haz tu mejor esfuerzo para hacer una predicción adecuada de cuáles serán tus ingresos. Siempre puedes agregarle o quitarle durante todo el mes.

Para nuestro ejemplo, supongamos que traes a casa $15,000 por mes.

2. Enumera tus gastos

Comienza con las facturas que sabes que tienes cada mes, como tu renta o hipoteca, servicios públicos, teléfono celular, internet, cable, seguro de automóvil y pago de automóvil.

Deben ser ya bastante estables, por lo que probablemente sepas cuánto dinero asignar para cada uno.

Luego, revisa tus estados de cuenta bancarios de los últimos 90 días para ver cuáles han sido tus compras discrecionales. Esto puede sonar desalentador, pero probablemente sea más predecible de lo que crees, por lo que comenzarás a ver un patrón bastante rápido.

Finalmente, incluye los gastos que solo pagas una o dos veces al año. Esto incluirá facturas como el impuesto predial o la licencia de conducir o renovaciones de suscripciones, etc.

Tu lista podría verse más o menos así:

  • Vivienda $3,000
  • Luz $270
  • Agua $100
  • Comestibles $5,000
  • Gas $400
  • Pago del auto $2,700
  • Seguro $550
  • Teléfono celular $200
  • Internet $300
  • Pago de tarjeta de crédito $500
  • Ahorro $0
  • Netflix $150
  • Ropa $500
  • Entretenimiento $1,000
  • Comer fuera $500
  • Regalos $200
  • Varios $100

TOTAL $15,470

3. Establece tus objetivos

Antes de comenzar a construir tu presupuesto base cero, tómate un momento para considerar tus objetivos.

¿Estás emocionado de eliminar tu deuda? ¿Intentando completar tu fondo de emergencia? ¿Estás trabajando para ponerte al día con tus contribuciones para tu jubilación? Todos son muy buenos objetivos.

Los presupuestos base cero son excelentes para lograr objetivos financieros rápidamente, porque no hay un límite de porcentaje sobre la cantidad de dinero que puedes destinar cada mes a cualquier categoría.

4. Prioriza tus gastos

Puedes usar categorías generales (vivienda, transporte, objetivos, comida) o desglosarlas con el mayor detalle que desees. Puede ser útil solo desglosar los gastos en los que tienes problemas y gastas de más. Tu decides.

Pero independientemente de cómo los desgloses, querrás priorizarlos por importancia. Lo que es necesario para sobrevivir siempre debe ser lo primero, seguido de la cantidad que deseas asignar a tus objetivos financieros. Luego termina con tus gastos discrecionales.

5. Conteo regresivo a cero

Dependiendo de cómo hayan quedado tus números después de presupuestar, deberás reducir algunos pesos de tu presupuesto en algunas categorías o asignar de más en otras.

Tienes que asignar todo el ingreso que hayas tenido en las categorías que hayas asignado. El objetivo es que al terminar tu presupuesto el saldo de tu ingreso sea cero.

Se puede agregar dinero fácilmente a tus objetivos de máxima prioridad o para aumentar un poco tus gastos discrecionales.

El ejemplo del presupuesto que hicimos en el punto 2 suma $15,470 de gastos, pero nuestro ingreso es de solo $15,000. Entonces, en este caso, tendrás que decidir dónde recortar $470.

Suponiendo que has priorizado y numerado tus gastos por importancia de acuerda al listado anterior, puedes empezar a ahorrar dinero empezando desde las categorías de hasta abajo hasta que hayas eliminado los $470 del presupuesto:

  • Ropa $400 (-$100)
  • Entretenimiento $800 (-$200)
  • Comer fuera $400 (-$100)
  • Regalos $150 (-$50)
  • Varios $80 (-$20)

Alternativamente, podrías reducir en otras áreas o reducir categorías de gastos por completo.

Puede que tengas que recortar una ida al cine o saltarte un par de comidas fuera para cumplir con estos nuevos números, pero parece razonable, ¿verdad?

Para ahorrar dinero en comestibles, puedes simplemente vigilar de cerca las ofertas y no comprar cosas que realmente no necesitas o tiendes a desperdiciar.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del presupuesto base cero?

El presupuesto base cero es simple, pero no es fácil. Se necesita mucho compromiso por adelantado para obtener todos esos beneficios.

Aquí hay algunos aspectos positivos y negativos para sopesar antes de que te decidas por este método.

Ventajas

  • Puede ayudarte a identificar áreas de gasto excesivo.
  • Permite una mayor asignación de ingresos a objetivos financieros.
  • Es personalizable para ajustarse a tus ingresos y prioridades.

Desventajas

  • Requiere más tiempo que otros tipos de presupuesto.
  • Implica una gran reasignación durante todo el mes.
  • Es más difícil de mantener si no te gustan los parámetros rígidos.

¿Cómo manejar los gastos inesperados cuando "gastas" todo tu dinero?

La mayor preocupación con el presupuesto base cero es "gastar" todo tu dinero cada mes. Pero esto no debería ser un problema siempre que tengas un colchón.

  • Algunas personas mantienen un fondo de emergencia en una cuenta de ahorros separada.
  • Otros mantienen $3,000 o $5,000 adicionales en una cuenta corriente.
  • Otros tienen un mes completo de gastos en su cuenta antes de comenzar a usar un presupuesto de base cero.

La elección de con qué colchón te sientes cómodo depende de ti. Pero querrás un colchón de algún tipo en tu cuenta corriente para evitar ser penalizado por algún sobregiro accidental.

¿Qué diferencia hay entre el presupuesto base cero y el presupuesto 50/30/20?

El método 50/30/20 es una alternativa popular al presupuesto base cero. Pero, ¿qué los hace diferentes?

En el método 50/30/20, el 50% de tu ingreso mensual se destina a necesidades indispensables para vivir, el 30% a gastos personales y el 20% a ahorros y pago de deudas.

Algunas personas lo usan por sí solo como un sistema rápido y fácil, pero incluso puede ser una base para el presupuesto base cero u otros métodos.

Si bien ambos métodos son excelentes, sirven diferentes objetivos. Mientras tus ingresos puedan acomodar los porcentajes, un presupuesto 50/30/20 es perfecto para aquellos que recién comienzan.

Pero si tus ingresos son demasiado bajos para que el 50% cubra las necesidades indispensables, o si deseas destinar más del 20% a los objetivos de ahorro, entonces un presupuesto base cero es una mejor opción.

Te sorprenderás de lo rápido que puedes avanzar sin sentir que te has despojado de las actividades divertidas que te gustan. Todavía puedes hacerlo, solo necesitas incluirlo en tu presupuesto para que no le pegues a tus ahorros.

¿Crees que el presupuesto base cero se puede adaptar a tus necesidades? ¿O prefieres algún otro tipo de presupuesto? Coméntanos abajo si es que estás dispuesto a intentarlo o por qué no.


También te puede interesar

5 formas comprobadas para lograr seguridad financiera

Cómo hacer un presupuesto familiar

Fondo de ahorro para emergencias. Qué es y por qué es importante

Cómo hacer un presupuesto viviendo de propinas

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a nuestro boletín ahora!

>