7 julio

7 estrategias probadas para crear flujo de efectivo que cambiará tu vida

Educación Financiera

0  comENTARIOS

En este artículo te voy a explicar por qué es tan importante y cómo crear flujo de efectivo.

El flujo de efectivo es para las personas y para los negocios, como lo es la sangre para el cuerpo humano. Sin flujo de efectivo irás directamente a la bancarrota.

Las 7 estrategias que revisaremos sentarán tus bases con las que podrás emprender tu camino hacia la tan deseada libertad financiera.

More...

Existen dos maneras en las que puedes vivir tu vida:

  1. Con propósito
  2. Por defecto

Si vives tu vida por defecto, simplemente estarás yendo a la deriva aceptando pasivamente lo que la vida te depare.

Esto no necesariamente significa que “la vida que te tocó vivir” te guste, sino que fuera de cualquier queja, simplemente no haces nada al respecto.

Vivir la vida por defecto o con propósito

¿Cómo quieres vivir tu vida, por defecto o con propósito?

Los días se convierten en semanas, las semanas en meses, los meses en años, y finalmente te encuentras donde no tenías ninguna intención de estar.

Y lo que hace las cosas peor, es el sentimiento de arrepentimiento de no haber tomado el control de tus circunstancias con antelación.

La alternativa es vivir tu vida con propósito.

Vivir la vida con propósito significa hacer planes y tomar acción para que se cumplan. Es dejar atrás los hábitos que no se alinean con tus objetivos y reemplazarlos con rutinas que cosechen recompensas.

Y cuando de maximizar tu flujo de efectivo se trata, no hay que inventar el hilo negro, sólo hay que seguir las estrategias que los ricos usan.

El pasado ya quedó atrás.

A pesar de si has vivido tu vida por defecto o con propósito, tienes la oportunidad ahora de decidir cómo quieres vivir tu vida.

Es por eso que a continuación te presento 7 estrategias que te ayudarán a diseñar el futuro financiero que siempre has deseado y que tendrán el mayor impacto en tus resultados.

1. Cuidado con los derechos que crees tener

Empecemos con una verdad absoluta:

“El mundo no te debe nada”

Aunque esto pueda sonar cruel, aceptarlo es clave para crear flujo de efectivo.

La gente a menudo asume, en el mejor de los casos, y esperan, en el peor de los casos, que el gobierno o su empleador se ocupen de ellos o solucionen sus problemas financieros.

pensionados

Mientras más rápido aceptes que tus finanzas son tu problema (no del gobierno, ni de tu empleador, ni de tus hijos) más rápido estarás preparado para afrontarlo.

Como resultado, se la pasan quejándose de los impuestos que tienen que pagar, se quejan con su cónyuge cuando no reciben un aumento de sueldo o una bonificación, y dependen del programa de seguridad social de su país para financiar su jubilación.

En otras palabras, pasan su tiempo enfocándose en lo que otras personas no han hecho por ellos en lugar de considerar lo que pudieran estar haciendo para crear flujo de efectivo.

Esto no se trata de una discusión política sobre los programas sociales que el gobierno debe o no debe proporcionar. De lo que realmente se trata es de la mentalidad del individuo.

Al estar alerta de esta trampa de los derechos, dos cosas suceden:

Primero, cuando finalmente aceptas de que nadie se hará cargo de ti financieramente, de alguna manera te sientes motivado a hacer algo.

Empiezas a poner más enfoque en tus estados financieros. Tomas nota de cuáles son tus gastos, de cuánto pagas en impuestos. Empiezas a tomar responsabilidad.

Segundo, sabes que aunque el dinero lo puedes perder, o te lo pueden retener o quitar, siempre permanecerán contigo el conocimiento y la educación obtenida al ser financieramente responsable.

Muchos de los actualmente hombres más ricos del mundo, han perdido estrepitosas cantidades de dinero a través de los años. Sin embargo estos reveses les han dejado invaluables enseñanzas.

multimillonarios que perdieron su fortuna

Cuando un multimillonario pierde su fortuna es casi seguro que la vuelvan a recuperar porque lo que los hizo millonarios fue su educación financiera y no el dinero que tenían.

Aunque el balance en su cuenta bancaria ha disminuido, su inteligencia financiera ha aumentado. Si hubieran esperado a que el mundo se hiciera cargo de ellos, no tendrían ni el conocimiento ni la riqueza que ahora poseen.

Mientras más rápido aceptes que tus finanzas son tu problema (no del gobierno, ni de tu empleador, ni de tus hijos) más rápido estarás preparado para afrontarlo.

2. Conoce en qué sentido fluye tu efectivo

Como se mencionó en el punto anterior, una vez que evites la trampa de los derechos, empezarás a poner atención a tu situación financiera.

Estarás más al pendiente de lo que haces con tu dinero y a dónde se va. Verás lo que entra y lo que sale. Esto es lo que se conoce como flujo de efectivo. Y dependiendo del patrón que tenga tu flujo de efectivo serás parte de los pobres, de la clase media o de los ricos.

El patrón del flujo de efectivo de los pobres

flujo de efectivo clase pobre

Como puedes ver en la imagen de arriba, el patrón del flujo de efectivo de los pobres es bastante simple. El ingreso entra y es usado para pagar los gastos.

Estas personas reciben su sueldo y se les va entero en pagar la renta o la hipoteca, comprar comida, pagar servicios, pagar el carro y al final no les sobra nada.

Es por excelencia el ejemplo de vivir al día.

Ten en cuenta que en ningún momento se ha hablado de cantidades, sólo de que todo el ingreso que entra se va en pagar los gastos. No hay diferencia entre una persona que gana $1,000 o $10,000 o $100,000 al mes.

El patrón del flujo de efectivo es lo que hace la diferencia, no la cantidad.

El patrón del flujo de efectivo de la clase media

flujo efectivo clase media

El patrón del flujo de efectivo de la clase media es casi igual al de los pobres, excepto con una diferencia principal. A la clase media le sobra algo de dinero después de pagar todos sus gastos. Desafortunadamente, usan ese dinero que les sobra para adquirir pasivos.

Un pasivo, simplemente explicado, es cualquier cosa que saca dinero de tu bolsillo.

¿El mantenimiento, el crédito, el registro y los impuestos de tu nuevo automóvil? Todo esto saca dinero de tu bolsillo y convierte tu carro en un pasivo.

¿La mejor casa que te acabas de comprar? ¿La que el banco te dijo que es tu mayor activo? Las reparaciones, los impuestos, el mantenimiento, etc. realmente significan que es un pasivo y no un activo.

Podemos deducir entonces, que si continúas comprando pasivos utilizando deuda, tus gastos mensuales se irán incrementando también para poder ir pagando esa deuda.

Y si tus gastos crecen hasta el punto en que se consuman todo tu ingreso mensual, entonces estarás pasando del patrón del flujo de efectivo de la clase media al patrón del flujo de efectivo de una persona pobre.

¿Entonces, cuál es la solución?

El patrón del flujo de efectivo de los ricos

flujo efectivo clase rica

La solución es tener el patrón del flujo de efectivo de los ricos.

Como puedes ver en la figura de arriba, los ricos han desarrollado el hábito de utilizar su ingreso para comprar verdaderos activos (inversiones que ponen dinero en su bolsillo) y esos activos en consecuencia proveen más ingreso.

Así como en el patrón del flujo de efectivo de los pobres, acá tampoco hablamos de cantidades.

¿Por qué es esto importante?

Porque significa que, sin importar cuánto dinero ganes, está en tu decisión empezar a comprar activos que generen flujo de efectivo y empezar a crear el patrón del flujo de efectivo de los ricos.

3. Decide qué enfoque vas a tomar al invertir tu dinero

Cuando del estilo para invertir se trata, puedes escoger ser un participante activo o pasivo.

¿Cómo es un inversionista pasivo?

Se trata de personas que entregan su dinero a planificadores financieros con muy poco conocimiento sobre lo que quieren lograr. Confían ciegamente en el consejo que les dan.

La inversión pasiva “sirve” para personas que están satisfechas con los rendimientos promedio que reciben y piensan que “no tienen el tiempo” para explorar otras opciones.

Frecuentemente las personas que deciden ser pasivas cuando de sus inversiones se trata, piensan que están siendo responsables financieramente, pero en realidad están adoptando un enfoque de “ignorancia es felicidad”.

¿Cómo es un inversionista activo?

Adoptar un enfoque de inversión activo, por el otro lado, se caracteriza por tomar la iniciativa en crear tu portafolio de inversión. Realizas las diligencias debidas sobre las inversiones que quieres hacer.

Constantemente estás aprendiendo y educándote.

Formas tu equipo de asesores.

Formar tu equipo de asesores es importante, porque mientras un enfoque pasivo es dejar que alguien más lo haga por ti, ser activo no significa que tu hagas todo por ti mismo.

invertir es un deporte en equipo

Invertir es un deporte en equipo. Si lo haces solo tienes mucha desventaja. Es como un partido de fultol donde juego un jugador solo contra todo un equipo de 11 jugadores.

Puedes aprovechar la experiencia y conocimientos de profesionales, pero tú serás el que asuma la responsabilidad de dirigir el barco.

4. Conviértete en un solucionador de problemas

Si quieres crear flujo de efectivo, necesitas convertirte en un “solucionador de problemas”.

Los pobres y la clase media son propensos a usar frases como:

  • No me alcanza para comprarme eso
  • Eso nunca va a funcionar
  • Eso no lo puedes hacer aquí

Si analizas cada una de esas frases o cualquier otra que se le parezca, verás un tema común. Todas admiten la derrota antes de siquiera haber comenzado la batalla.

La razón por la que los ricos son como son, es porque en lugar de hacer declaraciones carentes de esperanza, se hacen preguntas que cambian su mente a modo “solucionador de problemas”.

Se hacen preguntas como:

  • ¿Cómo le puedo hacer para comprarme eso?
  • ¿Qué es lo que me falta intentar?
  • ¿A quién conozco que haya hecho esto antes?

Como resultado, pueden cambiar situaciones que parecen obstáculos o caminos sin salida en oportunidades.

5. Invierte en relaciones

Una de las estrategias menos utilizada para crear flujo de efectivo es también una de las más poderosas y gira en torno a dos principios fundamentales:

  1. Tu eres el promedio de las personas con las que más tiempo convives (dime con quién andas y te diré quién eres)
  2. Invertir es un deporte en equipo

Por alguna razón, la mayoría de las personas creen que hacerse rico es una aventura solitaria. Como resultado, se encuentran a sí mismos en desventaja significativa. Sólo pueden contar con su conocimiento y experiencia.

Como consecuencia, solamente tienen acceso a una cantidad finita de recursos, más notablemente tiempo y capital.

Y si pueden alcanzar algún nivel de éxito, es difícil sostenerlo por las mismas razones.

Si quieres ser rico, necesitas crear relaciones, y más importante aún, crear las relaciones correctas.

Esto no significa cuánto más puedes crecer tu lista de contactos o cuántos amigos tienes en Facebook o LinkedIn.

Significa crear relaciones recíprocas con individuos que están haciendo o han hecho lo mismo que tu quieres hacer en tu vida.

Invertir en relaciones te proporciona ánimo y motivación. Te desafía a ser mejor de una manera que sea más emocionante y motivadora. Y sobre todo, te obliga a pensar en grande. Verás más oportunidades que ayudarán a aumentar tus habilidades de “solucionador de problemas”.

Las relaciones que valen la pena tener tienen que ser recíprocas. No puedes solo mirar a otras personas en términos de lo que pueden hacer por ti. Eso es solo una cara de la moneda.

Debes mirar también lo que tú puedes hacer por ellos. Aquí es donde la mayoría de las personas se detienen. Erróneamente piensan que no tienen nada que ofrecer a personas que han sido más exitosas que ellos.

Esta es una falsa creencia y una que si mantienes te mantendrá exactamente donde estás ahora.

Tómate el tiempo para identificar lo que puedes llevar a la mesa y ofrécelo libremente. Te sorprenderá lo que puedas recibir a cambio.

6. Equilibra la teoría con la práctica

“Sabes más de lo que tú mismo te das crédito”

Tómate un momento para asimilar esta declaración.

Si bien no lo sabes todo, si sabes lo suficiente para empezar. Si esto te asusta, entonces probablemente no estás equilibrando la teoría con la práctica.

Muy frecuentemente la gente, por el temor de cometer un error, tratan de aprender todo lo que puedan sobre un tema antes de ponerlo en práctica.

Desafortunadamente, no reconocen que nadie puede saberlo todo, y lo que realmente están haciendo es posponer su educación real.

La teoría viene de tomar clases, cursos, y obviamente libros. La práctica viene de hacer o implementar lo que has aprendido. Es por eso que salir y hacer es crítico para que puedas crear flujo de efectivo.

Aunque cometas errores, aprenderás mucho más poniendo en práctica que intentando aprender todo antes de dar el primer paso.

7. Mantén las emociones bajo control

Típicamente, cuando las emociones suben, la inteligencia baja, si dejas que éstas guíen tus decisiones.

Cuando de invertir se trata, dos de las emociones más prevalentes son la codicia y el miedo.

Si dejas que cualquiera de las dos guíe tus decisiones, no estarás tomando decisiones educadas.

Entonces, ¿cómo mantengo las emociones bajo control?

Simple, deja que los números guíen tus decisiones.

Muchos inversionistas novatos en bienes raíces se “enamoran” de una propiedad en particular o erróneamente compran la primera que encuentran.
Por dejar que las emociones guíen sus decisiones se meten en problemas financieros.

Piensan en términos del “mejor escenario” en lugar de “lo más probable” para justificarse ellos mismos. Entonces, cuando la realidad los golpea, su amor por la propiedad rápidamente se convierte en odio.

Cuando evalúes una propiedad para invertir, estudia las finanzas en lugar de admirar el granito de las encimeras de la cocina y la hermosa vista.

Haz los números y determina un "peor de los casos", un “mejor” y un “más probable” escenario.

Si puedes vivir con los tres escenarios, entonces has encontrado una inversión digna de tu tiempo y dinero.

Si el "peor de los casos" te mantiene despierto en la noche, entonces acabas de evitar un error costoso.

Conclusión

La mayoría de la gente piensa que hacerse rico se trata de hacer cambios radicales.

La verdad es que es mucho más sencillo que eso.

Se trata de hacer las cosas correctas de manera consistente a lo largo del tiempo.

Al igual que una semilla que nunca siembras nunca te dará frutos, nunca podrás crear flujo de efectivo si no sigues estas 7 estrategias descritas anteriormente.

Así que ahora, el desafío depende de ti. ¿Estás determinado a crear flujo de efectivo?

¿Cuál es tu flujo de efectivo? Me encantaría saberlo. Dejáme tu comentario en la sección de acá abajo.


También te puede interesar

Cómo hacer un presupuesto familiar

Fondo de ahorro para emergencias. Qué es y por qué es importante

Cómo hacer un presupuesto viviendo de propinas

5 consejos inteligentes que te ayudarán finalmente a cumplir con tu presupuesto

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete a nuestro boletín ahora!

>