pensamiento negativo

Antes de cambiar tu vida, cambia tu mente

Antes de cambiar tu vida, cambia tu forma de pensar. Tus pensamientos y creencias están profundamente arraigados, tan profundamente arraigados que tu ni te has dado cuenta de cómo han afectado tus finanzas. Si mantienes la esperanza de alcanzar tu libertad financiera, es crítico estar conciente de estos pensamientos y creencias. Para esto necesitas tomar un inventario de tus actitudes y aprender cuáles de ellas te están ayudando y cuáles no te dejan avanzar. También necesitas aprender nuevas ideas que tengan el poder de cambiar tu rumbo hacia una dirección diferente, si lo tomas o no depende de ti.

¿Qué estás pensando?

Cuando te miras al espejo, qué es lo que piensas? Te dices cosas como “estoy pasado de peso”, “me estoy haciendo viejo”? O te paras erguido y dices “que bien me veo!”. El espejo refleja más de lo que los ojos pueden ver. El espejo refleja tus pensamientos internos y creencias, tu alma. Escucha esos pensamientos que vienen de tu alma. ¿Son negativos? Nunca podrás tomar el camino hacia la libertad financiera si dejas que esos pensamientos te dominen.

La gente pone mil pretextos para no escoger ser rico, excusas que dicen más de sus pensamientos internos y creencias que de dificultades para adquirir riqueza. ¿Eres una persona con pensamientos negativos? ¿Suenan familiares los pretextos abajo listados?

  • No puedo prescindir de un ingreso estable
  • Invertir? Quieres que pierda todo mi dinero, no?
  • No tengo dinero para invertir
  • Ya lo intente, nunca va a funcionar
  • No necesito saber cómo leer estados financieros
  • No soy lo suficientemente inteligente
  • Mi esposo nunca lo va a hacer
  • Mi esposa no lo va a entender
  • Qué dirán mis amigos?
  • Soy joven, todavía tengo tiempo
  • Es muy tarde para mi
  • No puedes hacer eso

Si tienes pensamientos negativos necesitas entender qué es lo que realmente significan. Por ejemplo, si te dices “no puedo dejar de trabajar y empezar mi propio negocio, tengo una hipoteca y una familia que mantener”, puede que realmente estés diciendo “no tengo tiempo y estoy muy cansado para aprender algo nuevo”. O “no lo puedo hacer” tal vez quiera decir “tengo miedo de intentarlo”.

Es tiempo de que escarbes bien profundo y desentierres tus verdades personales. Escribe los pensamientos negativos que tu mismo te dices y, después de una honesta búsqueda, registra cuál es tu verdad personal detrás de cada pensamiento. Algunas veces dejamos que estos pensamientos negativos estén en nuestra cabeza dando vueltas sin parar. Una vez que sepas tu verdad personal podrás tomar acción y eliminarlos de tu cabeza.

No dejes que estos pensamientos enterrados en tu ser consuman tu energía y motivación. Desentiérralos y libérate para seguir adelante.

  • Alejandra dice:

    Buenas tardes me quedo una duda, al momento de pedir refinanciamiento (una nueva hipoteca) usted plantea que nos quedaría una utilidad de 1.4 millones ya que 800 mil sería para pagar la hipoteca anterior y 200 mil sería la devolución de la inversión inicial, mi pregunta es porque se debe tomar como utilidad? Si en ese momento estaríamos adquiriendo una deuda de 2.4 millones

    • Alfonso dice:

      Hola Alejandra. La ganancia la obtuviste al comprar a un menor precio y con la apreciación de la propiedad. Lo único es que la ganancia está en el activo, no en efectivo. Si quieres disponer del efectivo es entonces cuando haces el refinanciamiento, y lo mejor todo es que obtendrás el efectivo libre de impuestos ya que no se produjo ninguna venta. Lo único que hiciste fue mover la ganancia del activo a efectivo, la ganancia ya existía.

  • Alejandra dice:

    Buenas tardes me quedo una duda, al momento en que pides el refinanciamiento (nuevamente una hipoteca) te quedas con una deuda de 2.4 millones de los cuales 800 mil se usan para pagar la deuda anterior y 200 mil para pagar la inversión inicial y 1.4 millones sobrantes y usted lo plantea como si fuera utilidad porque? Si aún hay una hipoteca de 2.4 millones por pagar!

  • Jorge dice:

    Me quedan algunas dudas que ojalá puedan ayudarme a resolver:
    Cuando habla el texto citado aquí, de planes financieros para cada objetivo, cómo hacemos eso? Nos sentamos a echar números, hacer un balance entre ingresos, egresos y el resto excedente ver en qué lo invertimos? Y además, supongo que creamos tres planes diferentes, pero solo seguimos uno, correcto?
    He tenido oportunidad de reunirme con asesores financieros en el pasado para revisar planes para contar con seguridad financiera, normalmente este tipo de reuniones siempre ha terminado en el intento de venderme productos a largo plazo, y solo una vez un producto de mediano plazo. Fuera de ellos, no he logrado encontrar algún asesor que aconseje hacer un tipo de inversión distinta.

    • Alfonso dice:

      Probablemente este artículo te puede aclarar un poco más tu duda http://retiratejovenyrico.com/planes-financieros-seguridad-comodidad-riqueza/. Crear un plan para tener seguridad puede ser ahorrar toda tu vida en tu fondo para el retiro para cuando llegue el momento tenga para vivir más o menos al nivel que tengo ahora, tener un seguro de gastos médicos para evitar la quiebra con una enfermedad grave, tener un fondo para emergencias, tener un seguro de vida y/o de invalidez para que a tu familia no le pase nada cuando tu no estés (eso es lo que los asesores financieros venden). Un plan para tener comodidad puede ser tener ingresos que te permitan tener lujos como una casa grande, carros del año, vacaciones deseadas, etc. Y un plan para ser rico puede ser crear negocios que te proporcionen el flujo de efectivo necesario para convertirte en inversionista. Ya todo depende de lo que busque uno.

  • esvin dice:

    muy Buena reflexion.. estoy interesado en emprender un negocio pero el dinero que tengo no es sufisiente ...me tengo que esforzar un poco mas para conseguirlo ...pero sin duda alguna que haber leido esto me aludara muchp

    • Alfonso dice:

      Muchos creen que para invertir se necesita dinero, Aunque es cierto, lo que no saben es que no tiene que ser nuestro dinero. Y eso es lo recomendable, que no sea nuestro dinero. Con educación financiera se entiende este concepto y cómo conseguir el dinero que uno necesita para sus inversiones.