Antes de cambiar tu vida, cambia tu mente

Por Alfonso | Piensa Como Rico

Oct 02
pensamiento negativo

Antes de cambiar tu vida, cambia tu forma de pensar. Tus pensamientos y creencias están profundamente arraigados, tan profundamente arraigados que tu ni te has dado cuenta de cómo han afectado tus finanzas. Si mantienes la esperanza de alcanzar tu libertad financiera, es crítico estar conciente de estos pensamientos y creencias. Para esto necesitas tomar un inventario de tus actitudes y aprender cuáles de ellas te están ayudando y cuáles no te dejan avanzar. También necesitas aprender nuevas ideas que tengan el poder de cambiar tu rumbo hacia una dirección diferente, si lo tomas o no depende de ti.

¿Qué estás pensando?

Cuando te miras al espejo, qué es lo que piensas? Te dices cosas como “estoy pasado de peso”, “me estoy haciendo viejo”? O te paras erguido y dices “que bien me veo!”. El espejo refleja más de lo que los ojos pueden ver. El espejo refleja tus pensamientos internos y creencias, tu alma. Escucha esos pensamientos que vienen de tu alma. ¿Son negativos? Nunca podrás tomar el camino hacia la libertad financiera si dejas que esos pensamientos te dominen.

La gente pone mil pretextos para no escoger ser rico, excusas que dicen más de sus pensamientos internos y creencias que de dificultades para adquirir riqueza. ¿Eres una persona con pensamientos negativos? ¿Suenan familiares los pretextos abajo listados?

  • No puedo prescindir de un ingreso estable
  • Invertir? Quieres que pierda todo mi dinero, no?
  • No tengo dinero para invertir
  • Ya lo intente, nunca va a funcionar
  • No necesito saber cómo leer estados financieros
  • No soy lo suficientemente inteligente
  • Mi esposo nunca lo va a hacer
  • Mi esposa no lo va a entender
  • Qué dirán mis amigos?
  • Soy joven, todavía tengo tiempo
  • Es muy tarde para mi
  • No puedes hacer eso

Si tienes pensamientos negativos necesitas entender qué es lo que realmente significan. Por ejemplo, si te dices “no puedo dejar de trabajar y empezar mi propio negocio, tengo una hipoteca y una familia que mantener”, puede que realmente estés diciendo “no tengo tiempo y estoy muy cansado para aprender algo nuevo”. O “no lo puedo hacer” tal vez quiera decir “tengo miedo de intentarlo”.

Es tiempo de que escarbes bien profundo y desentierres tus verdades personales. Escribe los pensamientos negativos que tu mismo te dices y, después de una honesta búsqueda, registra cuál es tu verdad personal detrás de cada pensamiento. Algunas veces dejamos que estos pensamientos negativos estén en nuestra cabeza dando vueltas sin parar. Una vez que sepas tu verdad personal podrás tomar acción y eliminarlos de tu cabeza.

No dejes que estos pensamientos enterrados en tu ser consuman tu energía y motivación. Desentiérralos y libérate para seguir adelante.

>