9 puntos para empezar tu viaje hacia la libertad financiera

Por Alfonso | Piensa Como Rico

Sep 30
dinero

Tal vez creas que el dinero es la raíz de todos los males. Probablemente hayas sido enseñado a trabajar por dinero en lugar de que el dinero trabaje para ti. A lo mejor también te enseñaron a no preocuparte por tu futuro financiero porque la compañía para la que trabajas o el gobierno se harán cargo de ti cuando tus días laborales hayan terminado. Pero si tu plan es ser rico, es tiempo entonces de deshacerse de estas ideas y seguir los nueve puntos que a continuación se listan que te ayudarán a empezar tu camino hacia la libertad financiera.

1. Identifica las razones más profundas por las que quieres ser rico

La mayoría de las personas contesta que sí cuando se les pregunta si quieren ser ricos o financieramente libres. Pero luego la realidad llega, el camino se ve muy largo, con muchos obstáculos a lo largo de éste. Es más fácil trabajar por dinero y dejar que otro maneje el dinero que nos vaya sobrando.

Para permanecer en el camino hacia la riqueza, debes tener razones de peso que te mantengan ahí. Para ayudarte a encontrar esas razones puedes crear una lista de todo lo que “quieres” y lo que “no quieres”. Por ejemplo, “no quiero trabajar toda mi vida”, “quiero ser libre y viajar por todo el mundo”, o “quiero el control de mi vida y mi tiempo”.

¿Puedes identificar tus propias razones para querer ser rico? ¿Son tus razones suficientemente profundas para mantenerse en el camino?

2. Elige diariamente ser rico

dineroLa mayoría de la gente elige no ser rico. Para 90% de la población ser rico es mucho problema. Sueles decir, “no me interesa el dinero”, o “nunca seré rico”, o “no tengo que preocuparme aún, todavía soy joven”. Estas personas están sellando su destino robándose a sí mismos sus dos activos más preciados: tiempo y una mente abierta para aprender.

Cada día tú eliges qué hacer con tu tiempo, y cada día tú eliges qué información poner en tu cabeza. Puedes ver la TV todo el día, jugar golf, leer revistas sobre decoración de interiores, o puedes tomar un curso de planeación financiera. Lo que hagas con tu tiempo ahora determinará lo que hagas con tu tiempo cuando tus días laborales hayan terminado. Cuando estés retirado, perseguirás tus intereses o estarás preocupado por conseguir el dinero para tus medicinas que el seguro médico no cubre?

3. Selecciona tus amigos cuidadosamente

El poder de la asociación es fuerte, por eso selecciona a tus amigos cuidadosamente. No quiero decir que los selecciones por cuánto traen en su cartera, lo que quiero decir es que no quieres pasar mucho tiempo con gente “espantada” financieramente, que se la pasarán diciéndote que el cielo se va a caer. Rodéate de gente con tus mismos objetivos, con gente exitosa que estén en busca de la oportunidad. Estas personas se convertirán en tus mentores y serán los que te ayuden a alcanzar tus objetivos financieros.

4. Encuentra héroes financieros a quienes emular

Cuando se trata de invertir, mucha gente hace que se suene difícil. En lugar de escuchar a gente negativa, encuentra héroes que hacen que parezca fácil y escucha sus historias.

Cuando era niño tenía héroes en diferentes deportes, y trataba de seguirlos y emularlos para ser como ellos. Esto ayudó a que mi nivel juego mejorara. Con el tiempo estos héroes van cambiando, hoy por ejemplo admiro a Carlos Slim, Donald Trump, Robert Kiyosaki, y trato de seguirlos y aprender de ellos.

Revisa tu vida hasta ahora, piensa sobre actividades y temas que te han inspirado. Fueron héroes personales los que despertaron ese interés y lo mantuvieron vivo? Qué lecciones aprendiste de ellos? Si estás tan comprometido con tu libertad financiera como lo estuviste con tus pasiones pasadas, busca héroes que te ayudarán a iluminar tu camino.

5. Paga bien a tus asesores

Mucha gente trata de ahorrar lo más posible con sus asesores, y si puede conseguir asesoría gratis mejor. ¿Por qué querría la gente poner sus inversiones en manos de gente que no sea la mejor?

Los servicios de asesores profesionales te harán ganar dinero. Es seguro que te cobrarán por esos servicios, pero son profesionales inteligentes y competentes. Mientas más dinero les pagues, más dinero te harán ganar.

Cuando estés considerando asesores que te acompañen en tu viaje hacia la libertad financiera escoge gente que tenga experiencia y que se preocupe por ayudarte a alcanzar tus objetivos. Cuando encuentres dificultades en implementar tu plan, ellos estarán ahí para protegerte y ayudarte.

6. Domina una fórmula y después avanza hacia la siguiente

Para hacer pan, el panadero sigue una receta. Lo mismo aplica para hacer dinero.

La mayoría de la gente sigue una fórmula básica para hacer dinero: consigue un trabajo y un cheque estable. Como podrás suponer, existen otras fórmulas para hacer dinero mucho más lucrativas. Solo falta tu disposición y esfuerzo para encontrarlas y estudiarlas. En este mundo actual que cambia tan rápido, no sólo lo que aprendes es lo que cuenta, sino qué tan rápido lo aprendes.

7. Págate primero a ti mismo

Para ser rico debes tomar control de tus finanzas, y eso requiere disciplina. ¿Qué sentido tiene hacer dinero e invertirlo para después perderlo? Por disciplina, me refiero a que debes aprender a pagarte a ti primero, incluso antes de pagar tus cuentas. ¿Por qué? Porque cuando pagas primero a los demás, frecuentemente no quedará nada para ti.

Esto no quiere decir que te pagues a ti primero para salir corriendo y gastarte tu dinero en “juguetes de ego”, como un nuevo carro, un nuevo guardarropa, o irte de vacaciones. Pagarte primero significa invertir tu dinero. ¿No quieres que tu dinero empiece a generar dinero? Entonces adelante: págate a ti primero, invierte tu dinero y deja que los gritos de tus acreedores te estimulen para encontrar formas de incrementar tus ingresos.

Con esto no se está sugiriendo no pagar tus cuentas. Debes saber ahora que no es inteligente sucumbir ante la presión de los acreedores para tomar el dinero de tus inversiones para pagarles. ¿Cómo puedes pagarte primero si tener que recurrir al crédito? Primero, mantén tus gastos personales bajos. No te compres “juguetes” hasta que el hábito de pagarte primero haya adquirido suficientes activos que puedan pagar tus lujos. Segundo, cuando andes corto de dinero, de ninguna manera tomes dinero de tus inversiones para pagar a tus acreedores. Ve la presión que ellos ejercen como una fuente de inspiración para encontrar nuevas formas de generar dinero. Conforme tus activos vayan creciendo te darás cuenta de que el ingreso que éstos generan te permitirán pagar tus gastos personales.

8. Obtén algo gratis

Cuando hagas una inversión, debes preguntarte primero cuánto tiempo estará tu dinero atado a ella. Y segundo, debes preguntarte qué puedes esperar en la forma de retorno de la inversión.

Por ejemplo, puedes adquirir una propiedad con el menor capital posible y ponerla en renta. Al cabo de unos años habrás recuperado tu inversión inicial y aún seguirás siendo el dueño del activo que seguirá generando ingreso. O también puedes comprar acciones de una compañía cuyo valor se espera que suba. Dejas tu dinero ahí por unas semanas o un mes hasta que haya subido de valor. Después sacas el dinero que invertiste y dejas de preocuparte de las fluctuaciones del mercado porque tu dinero original lo has recuperado y está listo para comprar otro activo. Tu dinero entra y sale y eres dueño de un activo que técnicamente fue gratis.

En cada una de tus inversiones debes terminar con algo gratis. Eso es inteligencia financiera.

9. No compres lujos con crédito

En nuestra cultura consumista y de fácil crédito, mucha gente pide prestado en lugar de crear dinero para comprar los lujos que desean. Pedir prestado es más fácil en el corto plazo pero más difícil en largo plazo.Antes de comprar tus lujos, utiliza el dinero que tengas para crear más dinero.

Supongamos que a 100 personas se les dan $10 mil dólares al inicio del año. Al final del año esto es lo que habrá sucedido:

  • 80 de ellos no tendrá nada. De hecho, muchos de ellos habrán creado deuda dándolos de engache para comprar lujos como carros deportivos o sistemas de entretenimiento en casa.
  • 16 de ellos habrán incrementado esos $10 mil dólares entre 5 o 10 por ciento.
  • 4 de ellos habrán duplicado el dinero o más.

¿En qué grupo estarías tú? Utiliza tu deseo de consumir no para comprar, sino para inspirar a tu genio financiero para invertir. Después, cuando hayas generado suficientes activos, el ingreso que estos generan lo podrás utilizar para comprar tus lujos. De esta forma, en lugar de ser un esclavo del dinero, serás el amo del dinero.

>