6 estrategias para evitar la trampa más grande de todas

Por Alfonso | Piensa Como Rico

Sep 15

Las personas que se encuentran atrapadas en el proceso de trabajar toda la vida para pagar sus deudas son como los hamsters corriendo en las ruedas de sus jaulas. Sus piernas se mueven velozmente y la rueda gira y gira sin parar, pero al final terminan donde empezaron - en ningún lado. Trabajan y trabajan y su ingreso aumenta, pero también aumentan los impuestos que pagan y lo cargos a sus tarjetas de crédito. Comprar una casa o un carro, irse de vacaciones, pagar por la educación de sus hijos, ahorrar para el retiro - son todos estos retos cumplidos exitosamente los que evitan que salgan adelante, sin importar qué tanta educación académica y profesional tengan.

Este no tiene que ser tu destino, lo que tienes que hacer es cambiar la manera en que piensas acerca del trabajo y del dinero. Para ello te presento 6 estrategias que te ayudarán escapar de esta trampa.

1. Adquiere educación financiera - la base para ser rico es la educación financiera. Velo de esta manera: si vas a construir un rascacielos, lo primero que tienes que hacer es cavar un gran agujero y poner unos cimientos fuertes. La mayoría de la gente, en su viaje hacia la riqueza, intentan construir un rascacielos en un agujero de centímetros de profundidad y terminan con una torre inclinada que amenaza con caerse con el primer viento que sople. Si quieres ser rico y mantenerte ahí necesitas buenos cimientos financieros.

educacionfinancera

2. Trabaja para aprender - desafortunadamente todos elegimos el trabajo que mayor remuneración económica nos proporcione y no el trabajo donde podamos aprender las habilidades que requerimos para ser exitosos financieramente. Si quieres alcanzar la libertad financiera tienes que buscar un trabajo por lo que puedas aprender y no por lo que puedas ganar. Las habilidades que puedes aprender trabajando para alguien pueden ser invaluables cuando empieces a trabajar para ti.

3. Busca mentores, forma un equipo - mientras trabajas para aprender necesitas buscar mentores y asesores que puedan enseñarte las habilidades para ser un dueño de negocio e inversionista. Nadie escala el monte Everest solo, y no deberías tratar de escalar tu montaña financiera personal sin la ayuda de otros. Sin soporte, nunca alcanzarás la cima.

4. Trabaja para ti mismo - si quieres ser rico no trabajes para un negocio, sé el dueño del negocio. La mayoría de las personas trabajan primero para los dueños de las compañías que los emplean, segundo para el gobierno con los impuestos que tienen que pagar, y por último para el banco que es el dueño de las hipotecas sus casas. Invariablemente, al final de sus días, les sobrará muy poco de todo lo ganado.

5. Crea dinero - el dinero no es real, es sólo un idea. Actualmente, la era de la información permite a algunos individuos volverse ridículamente ricos a partir de la nada, más que de ideas y acuerdos. Si no, pregúntenle a las personas que intercambian acciones como medio de vida. Ellos lo ven todos los días. Hoy, no es extraordinario crear millones de la nada. Por nada, quiero decir que no existe intercambio de dinero. Los acuerdos son amarrados con una señal de la mano en la bolsa de valores, una gráfica en la pantalla, una llamada al agente para comprar y una segunda llamada nuevamente al agente para vender. El dinero no cambia de manos en estas transacciones, los acuerdos si.

6. Caridad - Mucha gente piensa que los ricos son codiciosos, algunos los son como también lo son personas que no son ricas. Pero por cada persona rica codiciosa existe otra persona rica que entiende la importancia de devolver algo a la sociedad. El devolver algo a la sociedad es un paso más para convertirse en rico. Existen estrategias para hacer caridad, y mientras más rico seas, más sofisticadas se convertirán tus estrategias filantrópicas. Las donaciones reducen tu ingreso gravable de impuestos, permitiendo apoyar causas con las que te identifiques en lugar de dárselo al gobierno a través de impuestos.

Estudia y analiza estas estrategias una, dos o las veces que sea necesario hasta entender esta manera radical de pensar. Recuerda que que los pensamientos generan nuestras acciones, las que finalmente generan nuestros resultados. Si tus resultados hasta ahora no son lo que deseas, entonces empieza por cambiar tu forma de pensar. No es lo que hacemos sino lo que somos.

>