Negocios

8 mitos sobre las franquicias

El sector de las franquicias, además de ser uno de los menos golpeados por la crisis económica, es uno de los más atractivos para los emprendedores, debido a que les permite invertir de manera más segura. A pesar de esto, existen ciertos mitos acerca de lo que implica ser un franquiciatario.

Si los das por hecho, te estás negando una oportunidad que no sólo puede ser buena desde el punto de vista económico, sino también altamente satisfactoria en lo personal. Por eso, antes de tomar una decisión es importante que conozcas y analices estas ideas.

Aquí presentamos ocho percepciones erróneas que se tienen acerca de este esquema y que te ayudarán a evaluar de manera realista si te conviene adquirir o no una franquicia.

1. Debo encontrar el negocio adecuado para no fracasar

La mayoría de las veces entendemos por “adecuado” aquello en lo que somos buenos. Pero no te limites: define tus habilidades en el mundo corporativo: delegar, administrar, mercadotecnia, entre otras. Si las tienes para un tipo de negocio, puedes aplicarlas fácilmente en otro.

2. Sólo seré exitoso haciendo algo que conozco

Aunque no lo creas, los negocios que se basan en la experiencia del dueño son los que tienen la tasa de fracaso más alta. Tu franquicia es un vehículo para lograr el estilo de vida que estás buscando. Si reduces tus opciones a lo que te resulta familiar o a aquello en lo que destacas, te estás colocando en desventaja al pasar por alto una gran cantidad de posibilidades que quedan fuera de tu área de experiencia actual.

negocios3. Sabré reconocer una oportunidad en cuanto la vea

Mucha gente quiere enamorarse de su negocio a primera vista. Pero tienes que tomarte el tiempo necesario para conocer los detalles y matices de una oportunidad; sólo así podrás entender su potencial. Simplemente no puedes lograrlo cuando tomas una decisión basándote sólo en las emociones, pues lo que sientes hoy, puede no ser lo mismo que sientas mañana.

4. No puedo estar en un negocio del que no sepa nada

Desde luego que puedes. Es natural querer permanecer en tu zona de confort y apegarte a las áreas en las que tienes experiencia. Pero como franquiciatario, tu trabajo es dirigir y desarrollar tu negocio, sin importar cuál sea. Recuerda que posees habilidades transferibles. Esa es tu fortaleza. Puedes contratar gente que conozca los detalles. Tu camino al éxito está en involucrarte y aprender el esquema de franquicias -que ya es un ejemplo de buen funcionamiento- y luego usar tus talentos para hacerlo crecer.

5. No hay libertad, la corporación regula todo

Éste es uno de los mitos predominantes acerca de tener una franquicia. Pero actualmente hay mucho espacio para el individualismo. El franquiciante “ordena” sólo una cosa: el sistema básico que ya ha probado ser exitoso. Por lo demás, tú estás a cargo. Tú manejas tu negocio. Tú decides a quién contratar o despedir, cómo operar tu local y cómo promoverlo de manera regional. Ten en cuenta que el franquiciante quiere que tengas éxito, porque si no es así, él tampoco lo tendrá. Es una situación ganar-ganar.

6. Las franquicias limitan la creatividad

De nuevo, esto es falso. Las únicas limitaciones que tienes son aquellas que ya han probado ser generadoras de ingresos. Esto incluye uniformes, fórmulas y protocolos: los aspectos básicos que te permiten representar a la marca de modo profesional. Pero depende de ti generar nuevas ideas y propuestas. De hecho, muchas firmas fomentan las sugerencias, porque es de donde obtienen sus mejores ideas. Por ejemplo, a la corporación de McDonald’s no fue a quien se le ocurrió comenzar a vender desayunos, el concepto del McMuffin lo desarrolló un franquiciatario.

7. No tengo suficiente dinero

Claro que te puede alcanzar, en especial si la ves como lo que es: una inversión para tu futuro. La mayoría de las marcas se venden por menos de $1 millón, y algunas otras desde menos de $100,000. Los únicos pagos a la matriz son la cuota de franquicia y el pago de regalías, que se determina según cada caso. Más allá de eso, tus gastos serán los mismos que para cualquier otro negocio: salarios, publicidad, renta, luz, agua, etc. La diferencia es que tienes el apoyo y el entrenamiento del franquiciante, lo cual te ayudará a conseguir tus metas más rápido.

8. Tengo que renunciar a mi empleo para ser franquiciatario

Muchos conceptos y modelos están específicamente diseñados para gente que tiene otro empleo y que desea trabajar medio tiempo para generar ingresos adicionales. De hecho, un gran porcentaje de dueños de franquicias son pasivos y no inversionistas de tiempo completo.

Discussion

Trackbacks/Pingbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El sector de las franquicias, además de ser uno de los menos golpeados por la crisis económica, es uno de los más atractivos para los emprendedores, debido a que les permite invertir de manera más segura. A pesar de esto,……

    Bitacoras.com - 13-Nov-12

Post a Comment