Top Menu

Si no persigues tus sueños, te odiarás a ti mismo

carrera de ratas

El inicio

Desde pequeños nuestros padres empiezan a formar nuestro destino. Y nos formarán uno de acuerdo a lo que ellos piensan que es lo mejor para nosotros. Seguro esas son sus intenciones. Pero ese plan es realmente lo mejor para nosotros? Será el sueño de nuestra vida? Y cómo saberlo, si de pequeños no sabemos ni lo que queremos.

¿Quién decide lo que tenemos que hacer?

Es así que desde pequeño las "reglas" - creadas por alguien y que todo mundo seguimos porque no sabemos qué otra cosa hacer - dicen que tienes que ir a la escuela y sacar buenas calificaciones para que de grande puedas obtener un buen trabajo y te puedas casar y tener hijos.

¡Lo lograste!

Finalmente lo lograste, sin cuestionarlo pasaste 20 años estudiando y acumulando información que ya ni recuerdas. Dentro del cada vez más competitivo mundo laboral lograste conseguir un empleo. Empiezas a tener un ingreso, y pues como todo mundo lo hace y porque nadie te dio opciones de qué puedes hacer con él, empiezas a gastarlo. Te compras tu primer automóvil, el mejor celular disponible en el mercado, una tableta para ver el contenido más grande, una pantalla de 70 pulgadas para disfrutar mejor tus programas favoritos, renuevas tu guarda ropa, una bolsa de marca como la que tiene tu mejor amiga, o esos zapatos con suela roja que le viste a una artista en la entrega de los premios Oscar, te vas de viaje a los lugares exóticos que siempre habías querido ir... Y la lista se hace interminable.

La decisión de tu vida

Conoces a tu media naranja y tomas la decisión de tu vida, te nos casas! Ahora necesitas un lugar dónde vivir y probablemente empieces rentando tu nido amor. Tus gastos mensuales se incrementan, ahora tienes que subsanar todos los gastos que conlleva mantener un hogar. Buscas cómo incrementar tus ingresos porque tu carga financiera es cada vez mayor.

La gran noticia

La gran noticia llega, van a ser papás! Todo es felicidad y alegría! El día se acerca, no importa si es niño o niña, con que esté sano es suficiente. Buscas cómo cubrir todos las gastos del parto, doctores, hospital, medicinas, etc.

La carrera de ratas

Te ascienden en el trabajo, tus ingresos aumentan como también tus responsabilidades, pero no importa, has trabajado duro y te lo mereces. Aprovechas y decides hacer la inversión de tu vida, comprar tu propia casa, el patrimonio de tu familia. Adquieres una gran deuda y te comprometes a pagarla durante 20 largos años.

Otra gran bendición, el hermanito viene en camino. Tus gastos se siguen incrementando porque aparte del nuevo integrante ahora el primogénito ya tiene que ir a la escuela, y no cualquier escuela, tiene que ser la mejor, es tu hijo.

Tu trabajo es cada vez más demandante y cada vez pasas menos tiempo con tu familia. Ya no te alcanza lo que ganas y ya no estás a gusto. Tienes que incrementar tus ingresos y te gustaría cambiar de trabajo o poner un negocio, pero es muy riesgoso, 9 de cada 10 negocios fracasan, además no tengo dinero para invertir. Tengo una familia que mantener, no puedo arriesgarme a quedarme sin un ingreso "seguro".

Malas noticias, la economía del país entra en recesión y pierdes tu trabajo. No habías considerado esta situación y no estabas preparado para esto, ni emocional ni financieramente. Pasas épocas muy malas, pero resistes y sobrevives.

¿El retiro?

Los hijos han crecido y han seguido tu ejemplo, que orgullo! Son ya unos hombres hechos y derechos y han tomado su camino por la vida. Sientes una gran satisfacción así como un gran alivio. Ahora podrás disfrutar más la vida porque tus gastos y responsabilidades van a disminuir, es tiempo de empezar a pensar en el retiro. Pero te das cuenta que tus gastos no disminuyen. La vida te empieza a pasar factura y tu salud empieza a disminuir, así como la de tu pareja. Que caro cuesta enfermarse y tratar de mantenerse saludable. Si me retiro, mi pensión no va a ser suficiente para subsistir, tengo que seguir trabajando, aunque cada vez con menos ganas y posibilidades físicas.

Demasiado tarde

Recostado en tu cama, convaleciente, empiezas a meditar lo que ha sido tu vida y te preguntas:

¿Y dónde quedó mi sueño? Yo quería ser astronauta!

Recibe más contenido

 

 

Continue Reading

Si puedes cambiar tu pensamientos puedes cambiar tu destino

Unos dirán que nuestro destino está escrito, predeterminado por algo o alguien superior a nuestra propia comprensión. Otros dirán que el destino no existe, que uno es dueño de su propio destino, que el destino está en nuestra propias manos para hacer de él lo que queramos. Personalmente creo que cada quien crea su destino mediante las creencias, decisiones, planes y acciones que tomemos. Pero qué pasa si no sabemos qué decisiones tomar, si no sabemos si una decisión es la correcta o no, si nos va a llevar a donde queremos llegar? Peor aún, qué pasa si lo que creemos, lo que nos enseñaron y aprendimos no es lo correcto? Seguimos siendo dueños de nuestro destino?

El destino que queremos crear está ahora condicionado a lo que creemos que está bien o está mal, a que si lo que nos enseñaron y aprendimos está bien o mal. Esto me lleva entonces a concluir que para crear el destino que quiero primero tengo que saber si mis creencias y lo que me enseñaron y aprendí es el correcto o no.

El ser humano, como todos los animales, aprende en primera instancia de los padres. Aprendemos a sobrevivir en la vida viendo y haciendo lo que ellos hacen – ¿es correcto lo que ellos hacen? -. También nos proporcionan la enseñanza académica y profesional, vamos a la escuela a aprender un montón de información general que alguien dijo que debemos saber – ¿es eso lo que debemos aprender? -, y luego vamos a la universidad a aprender información ya más especializada para tener un oficio – ¿es eso lo que tenemos que hacer? -. Y si queremos prepararnos más aún, entonces nos especializamos más con una maestría y luego rematamos con un doctorado – ¿teniendo un postgrado vamos a ser mejor que los demás?

El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino

Todas estas “enseñanzas” nos crean paradigmas que muy probablemente nos crearán un destino muy diferente al que realmente queremos. Nos quitan la capacidad de pensar y de hacer lo que nos gustaría hacer y nos llevan a hacer lo que alguien más quiere que hagamos.

Si la juventud supiera… y la vejez pudiera

No es que me arrepienta de lo que he hecho hasta ahora en mi vida, pero viendo en retrospectiva, si me hubiera gustado hacer algunas cosas diferente. La madurez como persona te lleva a cuestionar todo este tipo de creencias y te hace pensar. El pensamiento es el arma más poderosa con la que cuenta el ser humano. Pensar te lleva cambiar tus creencias y cambiar tu creencias te llevarán finalmente a crear el destino que tu quieres.

Recibe más información

Continue Reading

¿Trabajarías para ti mismo?

Imagina que tienes un empleado que habitualmente llega tarde. A veces 5 o 10 minutos, a veces 1 o 2 horas y a veces ni siquiera se presenta. Cuando sí se presenta, se pasa la mayoría del tiempo hablando de todo lo que quiere hacer ese día, pero pasa muy poco tiempo haciéndolo. Cuando das seguimiento a sus proyectos siempre tiene mil y una excusas de por qué no pudo completar cierta actividad o cómo algo o alguien impidieron que terminara sus actividades. Y lo peor de todo, cuando le preguntas cuáles son sus metas, dice que le gustaría dirigir tu compañía en pocos años.

¿Por cuánto tiempo más permitirías que esa persona siga trabajando para ti?

Ahora pregúntate a ti mismo, cuando se trata de trabajar en tus metas financieras, eres como la persona descrita arriba o eres como el empleado estrella que siempre llega temprano y se va tarde y constantemente ejemplifica con hechos?

En otras palabras, ¿trabajarías para ti mismo?

Los ricos saben quién trabaja para ellos – ellos trabajan para sí mismos. Por tal, realizan lo siguiente para ser su propio empleado estrella:

Crea una agenda y pégate a ella

Encontrar oportunidades para invertir y hacerlas realidad lleva tiempo. Si dejas estas actividades al azar, o pero aún, para cuando tengas tiempo, entonces te convertirás en rico al azar. Los inversionistas exitosos saben del poder de crear y mantener sus compromisos con ellos mismos. Crean tiempo para las actividades que producirán los resultados que ellos quieren. Si saben que tienen que investigar 100 propiedades para encontrar una que les deje dinero, entonces puedes apostar que ellos saben qué día y qué hora se sentarán a investigar las propiedades potenciales.

Lo que puedes hacer: Crea compromisos contigo mismo para hacer lo necesario para que tus metas se hagan realidad. Ponte una fecha de inicio y de término y sé lo más específico posible sobre lo que harás en ese periodo y pégate a ello.

 Ve más allá

No se necesita mucho para ser promedio. Sin embargo no se necesita mucho más para ser arriba del promedio. Mientras el inversionista promedio nada más analiza si una propiedad genera flujo de efectivo positivo, el inversionista arriba del promedio va más allá de los números. Ve cómo se puede incrementar el ingreso o cómo se pueden reducir los gastos. Hay una diferencia entre el empleado que le dice a su jefe que hay un problema y el empleado que le dice a su jefe que hay un problema y esta es la solución. De tal modo, un gran inversionista siempre se pregunta “¿Cómo puedo mejorar esto?”.

Lo que puedes hacer: Darte cuenta que ir más allá es frecuentemente un esfuerzo de equipo. Tomar ventaja de la experiencia de asesores y expertos puede ayudarte a descubrir maneras de cómo obtener una mayor ganancia u obtener mejores tasas de retorno de tus inversiones. Si todavía no tienes un equipo de asesores, hazlo ahora.

Saber más que la otra persona

Los individuos que saben más son capaces de hacer más que los que no. Mientras no necesitas ser experto en todo – para eso está tu equipo de asesores – tener educación financiera te dará una enorme ventaja sobre los que no tienen el mismo sentido de urgencia que tu sobre su educación. Así como los empleados que persiguen mayores grados escolares para obtener un empleo mejor pagado, los inversionistas que buscan mayores tasas de retorno buscan constantemente mayor educación financiera.

Lo que puedes hacer: Identificar aquellos temas financieros de los que te puedes beneficiar más obteniendo mayor conocimiento. Evaluar las opciones educativas disponibles y tomar acción para que suceda. También considera contratar a un asesor que te ayude a poner en práctica lo que vas aprendiendo.

Si bien no te vas a hacer rico pensando como un empleado, darte cuenta de que tu trabajas para ti mismo puede motivarte a desempeñarte arriba del promedio. Disciplina, esfuerzo extra y conocimiento son sólo algunas maneras que te pueden ayudar a ser mejor en el “trabajo” de hacerte rico. Realiza cada actividad con el compromiso de superarte a ti mismo y pronto recibirás una “promoción” en tus inversiones.

Continue Reading

Rentar bienes raices y sus reglas

Reglas para rentar bienes raicesPara poder alcanzar y mantener al máximo los beneficios de rentar bienes raices, existen ciertas reglas que debes seguir. Probablemente hayas escuchado historias de cómo el inquilino abusó del dueño, o de que algo le pasó a la propiedad. Mientras esto puede pasar, hay maneras de minimizar de que ocurran problemas:

Reglas para rentar bienes raices

  • Renta a buenos inquilinos que paguen a tiempo
  • Establece políticas y refuérzalas
  • Repara y da mantenimiento a tus propiedades
  • Resuelve los problemas de tus inquilinos y cumple con sus necesidades
  • No tengas miedo de desalojar en caso de ser necesario
  • Haz lo posible por mantener a tus inquilinos
  • Encuentra una buena persona que de mantenimiento a tus propiedades
  • Establece un sistema para administrar tus propiedades
  • Controla la propiedad en lugar de que la propiedad te controle a ti

Cuando se trata de rentar bienes raices, debes resumir todo en un par de categorías. La primera es encontrar al inquilino correcto. Mientras entrevistas posibles inquilinos, lo principal que debes verificar es que sean cumplidos con sus pagos. Muchas de las historias de horror que se escuchan con los inquilinos ocurren porque no se hizo la tarea con los inquilinos. No se verificó que tuvieran la habilidad económica para pagar la renta. No se verificó su historial crediticio. No se habló con las referencias. Entonces, la lección es que siguiendo los pasos apropiados podrás eliminar problemas potenciales desde el inicio.

El siguiente paso para rentar bienes raices es llenar los acuerdos correspondientes. Otro gran error que se comete es que no se firma un contrato de arrendamiento. Esto reduce grandemente la posibilidad de desalojar a un inquilino en caso de ser necesario. El contrato es una protección para tí y estarás llamando problemas si es que no firmas uno.

También querrás administrar correctamente la propiedad. Se recomienda contratar una compañía altamente calificada para este propósito. Si pasas todo tu tiempo cobrando las rentas, haciendo reparaciones y muchas cosas más, entonces no tendrás tiempo para buscar tu próxima inversión en bienes raices. El punto es que seas el dueño de las propiedades y no que las propiedades sean tu dueño.

Es recomendable tener también un fondo de dinero guardado para reparaciones y mantenimiento de las propiedades. De esa manera, si algo necesita ser reemplazado, no te pegará tanto financieramente.

Rentar bienes raices es una gran manera de crear ingreso pasivo. Estos principios y reglas te ayudarán a obtener lo más posible de tus propiedades en renta para que realmente sean un activo y no un pasivo.

Continue Reading

Bienes raices en renta y sus beneficios

Una de las grandes ventajas de poseer propiedades de bienes raices en renta es el ingreso pasivo generado. Esta es una de las muchas razones por la cual los inversionistas se ven atraídos hacia los bienes raices.

Sin embargo, los beneficios de los bienes raices en renta van más allá del ingreso generado por la renta. Las propiedades en renta pueden ser un gran vehículo de inversión por las siguientes razones:

1. Flujo de efectivo

Esta es la razón principal por la cual los inversionistas compran bienes raices. Los inquilinos realizan un pago mensual mayor a los gastos generados por la propiedad. La diferencia es flujo de efectivo para el inversionista. Muchos inversionistas acumulan propiedades en renta con la intención de utilizar ese flujo de efectivo para pagar sus gastos mensuales o proveer un ingreso para el retiro. Cuando estas propiedades les proveen suficiente flujo de efectivo mensual que les permita no depender de un trabajo, es entonces cuando sus inversiones se convierten en su trabajo.

2. Apreciación de los bienes raices

Históricamente, los bienes raices han incrementado su valor con el tiempo. Entonces, si compraste una propiedad de $100 mil con $20 mil de enganche, tendrás una hipoteca de $80 mil. Digamos que después de 5 años la propiedad vale $150 mil. Ahora tienes una ganancia de $50 mil generada con tu inversión original de $20 mil. Esto equivale a un retorno de 150% de tu inversión y no incluye el flujo de efectivo recibido sobre ese periodo de 5 años. Esta no debe ser la principal razón por la que inviertas en bienes raices, es sólo un lado positivo de poseer propiedades en renta.

3. Reducción de hipoteca

Aquí es donde realmente usas el dinero de otros en bienes raices. Mientras tu inquilino realiza pagos mensuales sobre tu hipoteca, el balance de ésta irá disminuyendo. Y mientras el balance de tu hipoteca disminuye, el capital sobre tu propiedad aumenta, y todo a costa de tu inquilino. Es grandioso tener a alguien más que pague tus cuentas. Sabemos de muchos inversionistas cuyo plan de retiro es comprar un par de propiedades en renta cada año, dejar que los inquilinos paguen las hipotecas hasta su fin y después vender las propiedades o usar el ingreso para el retiro. Las posibilidades son infinitas.

4. Depreciación de los bienes raices

La depreciación es un término contable usado para permitir deducciones fiscales a los propietarios de bienes raices. La depreciación está basada en la idea de que los inquilinos pueden dañar y por tanto decrementar el valor de la propiedad. La depreciación es una manera de reducir tu ingreso gravable al final de cada año. Esto entonces te proveerá de mayor ingreso debido a la reducción de impuestos a pagar.

Como puedes ver, son muchas las razones para poseer bienes raices en renta. Mucha gente invierte su dinero básicamente por tres razones, o para que crezca, o para que genere ingreso o para aprovechar oportunidades fiscales. Con los bienes raices obtienes lo mejor porque puedes obtener estos tres beneficios con la misma inversión. Este es un ejemplo de porqué los bienes raices son inigualables en su habilidad de proveer riqueza a sus inversionistas.

Continue Reading

Deja de intercambiar tu tiempo por dinero

¿Cuál es la diferencia entre tu y un emprendedor? Un emprendedor trabaja con más de 200 horas al día, mientras que tú estás limitado a 24 horas.

¿Cuánto tiempo tienes en un día?

Digamos que quieres empezar un proyecto en tu tiempo libre para ganar dinero extra. ¿Cuánto tiempo tienes en un día para hacer que esto suceda?

  • Las estadísticas muestran que probablemente duermas un promedio de 7 horas al día – por lo que nos quedan 17 horas disponibles.
  • Necesitas comer, bañarte y cubrir tus necesidades personales, otras 4 horas que se van – nos quedan 13 horas disponibles.
  • Si eres de los que se preocupan por su salud, emplearás de 1 a 2 horas poniéndote en forma ejercitándote – tomando un promedio de 1.5 horas nos quedan 11.5 horas disponibles.
  • Y por si fuera poco, también tienes que trabajar, correcto? Te parece un mínimo de 9 horas al día trabajando, incluyendo transportación? – nos quedan entonces 2.5 horas disponibles.

Finalmente te quedan 2.5 horas al día y no has pasado nada de tiempo con tu esposa, hijos, familia y/o amigos. Ni siquiera has tenido tiempo para ver tu programa favorito o el noticiero con los acontecimientos del día.

Bueno, si no trabajas los Sábados, tienes 2 dias los fines de semana en dónde puedes dedicar unas horas a tu proyecto entre haciendo las compras del supermercado, tareas domésticas y tu tiempo libre. Estoy seguro que construirás un gran imperio… con cada fin de semana a la vez!

¿Dónde puedes encontrar más tiempo disponible para ganar más dinero?

Si quieres empezar a hacer más dinero y mejorar de una vez por todas tu estilo de vida, necesitas hacer cambios en tu agenda. Si realmente quieres ganar dinero extra en tu tiempo después del trabajo, necesitas dar un giro de 180 grados y correr en la dirección opuesta. ¿Has tratado de correr un maratón en el sentido opuesto a los demás? Es así de difícil.

Revisa tu agenda y asigna prioridades

Revisa lo que haces en el trabajo. Examina cada minuto de tu día y hazte esta simple pregunta:

Si yo le pagara a alguien más para hacer lo que hago en un día, consideraría que desquita todas las horas por las que se le está pagando? Me gustaría obtener más por el dinero que se le está pagando?

Es probable que la respuesta sea no – no trabajas todas las horas que estás en el trabajo. Pasas tiempo platicando con tus colegas, navegando internet y las redes sociales, y desperdicias una cantidad enorme de tiempo en juntas y realizando actividades no productivas. Lo sé porque yo también lo hago. Todos lo hacemos.

Para de hacer lo que haces en el trabajo y establece una nueva rutina. Una rutina que te permita evitar juntas innecesarias y andar platicando con tus compañeros. Una rutina que te asegure que tu tiempo en el trabajo sea eficiente y que te permita dar más de lo esperado. ¿Por qué haría yo eso? Simplemente porque mientras más eficiente soy más tiempo libre tengo para hacer algo más. Si doy más de lo esperado, por qué mi jefe mi diría que no uso mi tiempo apropiadamente? Esta es la única forma en la que verdaderamente puedes liberar tiempo de tu agenda para empezar a trabajar en tu propio proyecto.

Ya soy más productivo, ahora qué? Empieza a multiplicar las horas en tu día

El concepto es simple; imagina que tienes todo el dinero del mundo. Puedes pagar a alguien para que te haga el desayuno, la comida y la cena. Otra persona se encargará de la limpieza de tu casa, de cortar el jardín y de llevar el carro al taller. Básicamente, con todo el dinero del mundo, te puedes comprar mucho tiempo libre.

El concepto es similar cuando estás creando una empresa, le pagas a otras personas para que hagan el trabajo por ti y tengas más tiempo libre para generar valor. La clave es pagarle a la gente menos de lo que generas. Si un empleado trabaja una hora y te genera $100, la clave es pagarle menos de $100. La diferencia va directamente a tu cartera sin haber trabajado un solo minuto. Necesitas 10 horas de trabajo el día de hoy? Paga por ellas! Pagale a alguien $80/hora y embolsate $200 al final del día y disfrutando tu día sin haber hecho nada.

¿Pero habrá alguien que trabaje por $80/hora pudiendo ganar $100/hora trabajando para sí mismo?

La respuesta a esta pregunta es sorprendente porque la gente intercambia su tiempo por dinero. Es un concepto natural aceptado en la sociedad actual: necesitas dinero, tienes que trabajar. Punto. Es así de simple, sólo tienes que intercambiar tu tiempo por dinero y todo mundo está contento.

La cosa es que intercambiar tiempo por dinero es un concepto aceptable en la sociedad actual. De hecho, si no estás dispuesto a trabajar horas de más en tu trabajo serás etiquetado negativamente. Si te enfocas, como un emprendedor, a pagarle a empleados calificados para hacer el trabajo y tomar los Viernes libres, serás percibido como una persona floja. Así que, mientras actuas inteligentemente, la mayoría de las personas pensarán que eres una persona floja y que abusas del tiempo de otros. Sin embargo, aceptarán felizmente intercambiar más tiempo para ganar más dinero al día siguiente.

Siempre intercambiarás tiempo por dinero – pero puedes hacerlo exponencialmente

Existe otro mito sobre intercambiar tiempo por dinero; el ingreso pasivo puro no existe.

Si tu vives de tus dividendos – necesitarás emplear tiempo administrando tu dinero.

Si recibes ingresos de tus rentas – tendrás que emplear tiempo tratando con tus inquilinos y cuidando tus propiedades.

Si tienes negocios – tendrás que administrar gentes, cerrar contratos, etc.

Sin embargo, la diferencia entre un empleado y estas tres situaciones es la siguiente:

Cuando un empleado deja la oficina a las 5:00 pm, deja de ganar dinero. Los inversionistas y dueños de negocios ganan dinero las 24 horas del día los 7 días de la semana.

La clave es hacer que tus horas de trabajo produzcan resultados exponenciales. Lo puedes lograr ya sea creando una estructura que genere ingreso pasivo en el futuro o empleando gente que trabaje para ti. En ambos casos, terminarás ganando más dinero sin intercambiar tu tiempo por dinero.

¿Cuáles son tus pensamientos sobre intercambiar tiempo por dinero? ¿Estás buscando otras maneras de hacer dinero? ¿En qué área?

Continue Reading

¿Por qué invertir en bienes raíces comerciales?

Con demasiada frecuencia, los inversionistas son unidimensionales en su enfoque correspondiente a la inversión inmobiliaria, es decir, se enfocan únicamente un tipo de propiedad y no se mueven de ahí. Mientras que estos inversionistas están a años luz por delante de las personas que no toman acción, estos inversionistas limitan potencialmente su éxito. Estos inversionistas también podrían limitar su satisfacción personal al no explorar áreas adicionales de la inversión inmobiliaria. Nunca debes dejar que el miedo a lo desconocido, o la falta de confianza en tu propia habilidad, te impida explorar nuevas áreas de inversión financiera.

Los bienes raíces comerciales son un área de inversión que a menudo se pasa por alto. Muchas personas incluso eluden la investigación de bienes raíces comerciales, simplemente porque el tema les intimida. Esto es lamentable porque los bienes raíces comerciales pueden ser una enorme fuente de flujo de efectivo, la razón principal por la que muchos inversionistas se involucran con los bienes raíces en primer lugar. Muchos de los que han desafiado el mundo de bienes raíces comerciales han descubierto que son capaces de generar un mayor flujo de efectivo y de riqueza a través de bienes raíces comerciales que a través de cualquier otra estrategia de bienes raíces, y que los bienes raíces comerciales son en realidad bastante sencillos y fáciles de aprender.

No te limites a causa de la falta de conocimiento, o al miedo de que la inversión es demasiado grande para ti. Al aprender los conceptos básicos de los bienes raíces comerciales, podrás determinar si esta es un área que te interese y que te podría funcionar.

Razones por las cuales la gente invierte bienes raíces comerciales

Tal vez la principal razón por la que la gente invierte en bienes raíces comerciales es la oportunidad de creación de riqueza que proporciona. Una operación concretada en bienes raíces comerciales, como regla general, es más probable que produzca más flujo de efectivo que una operación en bienes raíces residenciales. Además, hay un nivel de protección de flujo de efectivo que los bienes raíces comerciales ofrecen que los bienes raíces residenciales no. Si compras una casa residencial unifamiliar, entonces dependerás del alquiler de esa unidad para producir flujo de efectivo. Con los bienes raíces comerciales, especialmente cuando están implicadas múltiples unidades, se puede tener una o dos unidades desocupadas, y aun así generar niveles positivos de flujo de efectivo. También tienes el beneficio adicional de tener más contratos de arrendamiento con ciertos tipos de propiedad comercial.

Tipos de inversión de bienes raíces comerciales

En un sentido amplio, los bienes raíces comerciales son cualquier propiedad que se utiliza para la realización de negocios. Cuatro de los tipos más comunes de los bienes raíces comerciales son:

Venta al menudeo – El mercado comercial minorista viene en todas las formas y tamaños, que van desde centros comerciales regionales a centros comerciales locales a pequeñas plazas para la comunidad. Las pequeñas plazas es donde la mayoría de los inversionistas dan su primer paso en el mercado minorista.

Industrial – Incluye depósitos a granel, almacenes de oficinas, grandes espacios industriales, parques de investigación y desarrollo, parques industriales y espacios de almacenamiento. Inversiones industriales específicas pueden ser una maravillosa fuente de ingresos si se han adquirido correctamente. Uno de los miembros de tu equipo debe ser alguien que esté familiarizado con la industria que se está investigando, y debe ser capaz de hacer inspecciones en la propiedad.

Oficinas – La propiedad de oficinas puede variar en base a la altura de los edificios, desde alta, media, baja a oficinas de jardín. Una oficina de jardín está generalmente considerada como un complejo de uno a cinco pisos con varios edificios y espacios abiertos en el medio. La inversión en oficinas o apartamentos de jardín puede ser una gran manera de comenzar tu inversión ya que aparte del flujo de efectivo también ofrece la capacidad de mantener grandes extensiones de tierra para un desarrollo futuro.

Residencial (multifamiliares) – Los edificios de apartamentos son quizás la opción más popular de inversión para el inversionista que comienza. Técnicamente, cualquier propiedad que posee más de cuatro unidades se considera una propiedad comercial. Los departamentos siempre son una necesidad en la sociedad, ya que siempre habrá un sector de la población que no puede, o no quiere, comprar viviendas unifamiliares.

Mientras que los edificios de apartamentos ofrecen tremendas oportunidades de flujo de efectivo, otros tipos de acuerdos comerciales podrían encajar mejor en tu plan de inversión. Si realmente estás interesado en bienes raíces comerciales, no te limites a bloquear una sola área a menos que hayas investigado varios tipos de bienes raíces comerciales para ver la que podría ser la mejor opción.

Valuación de la propiedad

Mientras las comparaciones se utilizan a menudo para determinar el valor de una vivienda unifamiliar, la capacidad para producir flujo de efectivo es un factor principal para determinar el valor de una propiedad comercial. Las comparaciones funcionan con las propiedades residenciales porque es bastante fácil comparar una casa en una zona con otras basándose ​​en precio de venta reciente, tamaño comparable, estado, tipo y año de construcción. La búsqueda de propiedades comerciales basándose en la comparación es a menudo más difícil, y por lo tanto, se aplican diferentes criterios para determinar el verdadero valor de una propiedad.

Recuerda, no estás comprando una casa para habitar, en realidad estás comprando un negocio, y un análisis detallado de los flujos de efectivo que la propiedad puede generar es una necesidad absoluta. La capacidad de la propiedad para generar ingresos por alquiler es tal vez el criterio más importante a considerar. Otras cosas que debes considerar son el tamaño, condición y ubicación del edificio, la estabilidad financiera del mercado en el que buscas invertir, y los niveles de competencia contra los que se estará compitiendo.

Encontrando la oferta

Así como ocurren circunstancias con las propiedades residenciales que crean vendedores motivados, también se dan circunstancias con los dueños de negocios. Los dueños de propiedades comerciales pueden encontrar retos personales y profesionales que los ponen en una situación que los obliga a vender, creando excelentes oportunidades para el inversionista inteligente. El flujo de efectivo en los edificios de su propiedad puede ser positivo, pero las circunstancias atenuantes pueden forzar la venta. Tu conocimiento para tratar con vendedores motivados deben aplicarse en estas situaciones.

Los inversionistas de bienes raíces comerciales principiantes – como con cualquier propiedad a investigar – en primer lugar deben preguntarse “¿Puede la propiedad que estoy buscando adquirir generar flujo de efectivo positivo de inmediato?” Si se puede, entonces puedes continuar con tu diligencia debida. Si no se puede, entonces es probablemente mejor continuar con la búsqueda.

Al llevar a cabo tu diligencia debida, asegúrate de trabajar con los miembros adecuados de tu equipo para determinar si el acuerdo tiene sentido financiero. Los bienes raíces comerciales pueden ser muy rentables, pero también hay menos margen para el error. Asegúrate de adquirir los conocimientos necesarios antes de comenzar cualquier empresa.

Los bienes raíces comerciales pueden ser un área interesante de inversión. Las ventajas y oportunidades para generar flujo de efectivo son abundantes. Muchas de las personas que han tenido éxito en el sector inmobiliario comercial nunca compararían la relación trabajo-recompensa de la propiedad comercial con la residencial. Aún si los bienes raíces comerciales no parte de tu plan de inversión, sería conveniente investigarlos a mayor profundidad.

Continue Reading

Excusas y éxito

Cuando le preguntes a un niño de seis años por qué no hizo su tarea, puede que responda “se me olvidó”. Cuando le preguntes a un empleado o compañero de trabajo por qué el proyecto no ha sido terminado puede que responda, “no sabía que era prioridad” o “no he tenido suficiente tiempo”. Cuando le preguntes a un político por qué no ha cumplido con sus promesas de campaña recibirás una respuesta de media hora explicándote por qué la culpa es de todos menos suya. Las excusas son como el aire, te rodean a donde quiera que vayas.

La mayoría de las excusas vienen en forma de explicaciones de por qué ciertas acciones específicas no se realizaron. Por ejemplo, la pregunta de por qué llegaste tarde al trabajo puede ser respondida, “porque la alarma de mi despertador no sonó”. Hubo una acción específica que necesitó ser realizada, en este caso llegar temprano al trabajo, y cuando no se realiza inevitablemente seguirá una excusa. Estas son las formas más comunes de excusas porque cuando las responsabilidades que deben llevarse a cabo no se realizan la gente quiere una respuesta. Rara vez son excusas necesarias para explicar complicaciones en la vida porque, francamente, la gente es demasiado educada para hacer las preguntas difíciles. “¿Por qué no eres exitoso?” o “¿por qué no has vivido a tu máximo potencial?” o “¿por qué no eres feliz?” son preguntas que nunca se han hecho a la mayoría de las personas.

Mientras estas preguntas son hechas directamente a muy poca gente, estas son frecuentemente las preguntas que las personas se hacen internamente y se responden a ellos mismos con las excusas más comunes. Cuando alguien no es exitoso, muchos culparán a sus padres, al sistema educativo, a su jefe, a sus compañeros de trabajo, a su esposa y a cualquier persona que se haya cruzado en sus vidas y no haya contribuido a su éxito. Culparán a instituciones que por alguna razón crearon reglas o leyes que les impidieron ser exitosos. Culparán a la falta de tiempo en sus vidas, como si por alguna extraña razón el tiempo sólo les dio 16 horas al día en lugar de 24. Culparán a cualquier cosa sobre la tierra excepto a sus propias acciones de por qué no han alcanzado sus objetivos.

El por qué no has alcanzado el éxito en tu vida no tiene nada que ver con tu inteligencia, situación u oportunidades que se te han presentado. Son incontables las historias de personas que han alcanzado más empezando con menos. Si no has logrado lo que quieres en la vida, entonces necesitas analizar no más allá de las decisiones y acciones que has tomado hasta ahora. Si estás leyendo ésto y estás pensando, “si, tienes razón, pero mi situación es única” o “si, tienes razón, pero yo no tengo….”, o “si, tienes razón pero (pon la excusa que quieras)”, entonces simplemente seguirás el mismo camino que te ha llevado hasta donde estás ahora.

Es tiempo de convertirse en el tipo de persona que elimina las excusas y asume responsabilidad de sus acciones. Es tiempo de convertirse en esa rara persona a la que los demás miran hacia arriba y toman como modelo de responsabilidad y desempeño. Está dentro de ti lograr grandes cosas y asumir responsabilidad de tu situación actual, este sería un gran primer paso para empezar.

Mientras avanzas hacia tu meta de ser una persona libre de excusas, hazte las siguientes preguntas:

¿Realmente quieres ser exitoso?

Alcanzar el éxito requiere esfuerzo y determinación, cualidades que no son fácilmente creadas artificialmente. Con excepción de las personas más aferradas a sus ideologías, casi cualquiera tomaría el boleto ganador de la lotería si se lo dieran. Casi todos declararían que quieren ser exitosos, pero pocos están determinados a poner el tiempo, energía y a hacer los sacrificios necesarios para alcanzar el éxito. ¿Qué es lo quieres alcanzar en la vida? ¿Cuáles son tus objetivos? Si el éxito es realmente algo que no deseas, entonces es poco probable que te topes con él.

¿A qué y quién has culpado por tus fracasos pasados?

Contestar honestamente esta pregunta te llevará a un nivel de conciencia que te hará sentir incómodo. ¿Te has quejado constantemente por la falta de tiempo? ¿Has pensado que si tuvieras un jefe diferente, o si tuvieras otro socio, o una esposa que te apoye más serías más exitoso? Al identificar y analizar lo que has culpado en el pasado estarás dando un paso importante para eliminar a la excusa de tu futuro. Si de cachas en el futuro pronunciando las mismas excusas, date un sape en la cabeza, sonríe hacia el exterior y felicítate por el hecho de que no eres más esa persona que culpa a los demás y a las circunstancias por lo que te sucede.

¿Cuáles han sido las excusas que no te han permitido avanzar?

Es probable que tengas una idea de negocio o algún área de interés en la que has dudado en avanzar. A lo mejor es una gran idea para una página de internet, o sabes que tu ciudad necesita un nuevo tipo de negocio que no está disponible. Tal vez estás interesado en bienes raíces y sabes que puedes ser exitoso pero no has dado el siguiente paso. Cualquiera que sea el área, lo más seguro es que sean excusas que te has dicho a ti mismo las que te han impedido seguir adelante con tu idea o ambición.

Algunas de las excusas más comunes que impiden a la gente dar el siguiente o el primer paso son la falta de tiempo, de recursos y de conocimiento específico. Cuando te caches diciendo o pensando cualquiera de estas excusas que surgen cuando estás tentado a tomar acción hoy, simplemente recuerda esta frase:

“La palabra más destructiva de todas en la vida es mañana.”

Nunca será el tiempo perfecto donde tendrás el tiempo y los recursos ilimitados, donde todo salga según lo planeado y donde aprendas todo lo que tienes que saber. Toma tu idea y corre con ella. Reemplaza las excusas con acciones y te sorprenderás con la transformación que empezará en tu vida.

Continue Reading

¿Quién quiere ser millonario?

¿Quién quiere ser millonario? es el nombre de un programa de televisión que no sólo fue muy famoso en USA, donde fue creado, sino que a nivel mundial tuvo también mucho éxito en diferentes países con diferentes anfitriones. Todo lo que tenías que hacer era contestar una serie de preguntas y con cada respuesta correcta ibas acumulando más dinero, y así hasta alcanzar el gran premio de un millón de dólares.

La pregunta ¿quién quiere ser millonario? se convirtió en una frase popular en todos lados. Y siendo honestos, con el auge de tantos programas para ganar dinero, millonarios en la bolsa de valores y grandes bolsas acumuladas en la lotería, la pregunta evolucionó a ¿quién no quiere ser millonario?

Y efectivamente, es posible ganar millones en un programa televisivo. También es posible ganar millones jugando a la lotería. Y también es posible hacerse millonario invirtiendo en la bolsa de valores. Y entonces te podrías retirar joven y rico por el resto de tu vida. Y de hecho, existen más maneras de convertirse millonario hoy que en cualquier otra época en la historia. A lo mejor es por esto el frenesí internacional que se vive sobre la idea de hacerse millonario, y mientras más rápido mejor.

¿Quién paga el precio?

Diferentes entidades gubernamentales ha dado seguimiento a las personas entre los veinte y sesenta y cinco años. Sus hallazgos fueron los siguientes:

A la edad de 65 años, de cada 100 personas:

1 – era rica
4 – vivían bien
5 – seguían trabajando porque tenían que
54 – vivían de la ayuda del gobierno o de familiares
36 – están muertos

También se encontró que, más del 35% de ese 1% de los ricos, heredaron su fortuna, como también lo hizo un gran porcentaje del 4% que estaba bien económicamente. Entonces la pregunta ahora es, qué hicieron el 5% de las personas ricas que el 95% restante no? ¿Qué precio pagó ese 5% que el resto no quiso pagar?

Un estilo de vida lujoso no significa que eres rico

Un trabajo bien remunerado, una casa grande, buenos carros y vacaciones lujosas no significa que eres rico. De hecho podría significar lo opuesto. Un estilo de vida lujoso no significa que eres inteligente o que tuviste buena educación. Puede significar exactamente lo opuesto.
Una de las razones por la que tanta gente juega con mucha fe a la lotería cada semana es porque quieren precisamente eso, tener una casa grande y bonita, carros caros y lujosos y todos los juguetes que el dinero puede comprar. Mientras es posible ganar millones jugando a la lotería, en realidad, las posibilidades son casi nulas. Así como una casa grande no significa necesariamente que eres rico, participar en un programa de éstos o apostar a tus números de la suerte no fue el precio que la mayoría del 1% pagó para ser rico.

¿Cuál es precio que hay que pagar para convertirse en millonario?

Existen varias maneras de ser rico. Ganar la lotería o en un programa son sólo dos ejemplos. También puedes llegar a ser rico siendo avaro, o convirtiéndote en un ladrón, o incluso casándote con un millonario. Pero por supuesto, con cualquier método para alcanzar una gran fortuna, siempre hay un precio que pagar, y ese precio no siempre se mide en dinero.

El precio por estar sentado viendo programas de concursos en la televisión y jugando a la lotería es que la gran mayoría de ellos nunca serán ricos…. y ese es un precio muy alto a pagar. Hay mejores formas de hacerse ricos, con mucho mejores posibilidades, pero la mayoría de la gente no está dispuesta a pagar el precio. De hecho, existen algunas formas de hacerse rico en donde las probabilidades están del lado de la persona, casi garantizando que la persona se hará rica, pero aún así la mayoría de la gente no está dispuesta a pagar el precio. Y es por eso, que solamente 1 de cada 100 personas es rica. Quieren ser millonarios pero no están dispuestos a pagar el precio.

Otro ejemplo que nos ayudaría mejor a explicar el concepto de precio sería el siguiente. Qué pasa si digo, “me gustaría tener un cuerpo como el de Arnold Schwarzenegger”. Bueno, lo que la mayoría de la gente me diría es, “ponte unos tenis, corre 5 km diarios, ve al gimnasio 3 hrs al día y deja de atascarte de pizza”. A lo que yo diría, “¿existe alguna otra forma de tener un cuerpo como el de Arnold?”. Ese es el precio. Millones de personas quisieran tener un buen cuerpo, pero muy pocos de ellos están dispuestos a pagar el precio. Y es por eso que anuncios que prometen, “perderás peso comiendo todo lo que quieras, sólo toma esta pastilla mágica” o “tendrás cuerpo de modelo sin ejercicio ni dieta”, generan tanto dinero. Sin importar si es dinero, un cuerpo sexy, amor, felicidad o cualquier deseo que tenga el ser humano, siempre habrá campañas publicitarias que prometen la manera rápida y fácil para obtener lo que quieres. Sin embargo, la mayoría de los productos que estas campañas promueven no funcionan, y no por los productos, sino porque la gente que los compra no está dispuesta ha hacer el trabajo (o pagar el precio).

Muchas personas buscan las respuestas que harán sus vidas mejores en cierta forma. El problema es que cuando las encuentran no les gustan. Así como a mí no me gusta la respuesta de “dejar de comer pizza y ponerme ha hacer pesas 3 hrs diarias”. En otras palabras, hasta que me guste la respuesta que estoy obteniendo, no tengo la disposición de desarrollar un cuerpo como Arnold Schwarzenegger. Es por eso que la razón por la que la mayoría de las personas nunca serán ricas es porque no les gustan las respuestas que obtienen. Y en realidad tiene poco que ver con la respuesta, es el precio inherente a la respuesta el que realmente no les gusta. Toda la gente quiere ser rica, simplemente no quieren pagar el precio.

Continue Reading

El riesgo de ser el primer franquiciatario

Si bien ser pionero de un modelo de negocios puede sonar atractivo, es importante evaluar los pros y contras. Existe la percepción general de que las franquicias nuevas son negocios jóvenes, pero en realidad existen tres tipos, cuyo común denominador es la búsqueda de inversionistas sin tener aún resultados comprobables.

Descubre cuál es el grado de riesgo de cada categoría y qué preguntas debes hacer al franquiciante antes de adquirir su concepto:

1. Empresa madura, nueva como franquicia

La firma cuenta con experiencia y un número de unidades propias. Sus directivos conocen bien el negocio y han solucionado los problemas de operación. Sólo falta hacer la transición y aprender a trabajar con franquiciatarios, en lugar de empleados –dos cosas muy diferentes–. Este tipo de franquicia es la que menos riesgo representa, aunque el proceso de desarrollo puede ser desafiante.

Preguntas para el franquiciante: ¿En qué se diferencian sus programas de formación de nuevas franquicias a los de capacitación de nuevos empleados? ¿Qué sistemas de apoyo ofrece a los inversionistas, tales como manuales, DVDs o cursos en Internet? ¿Está dispuesto a tratar a los franquiciatarios como dueños del negocio (al adquirir los derechos de uso de la marca)?

2. Compañía experimentada que está renovando su modelo

La realidad es que la mayoría de las empresas cambia su concepto sólo cuando está en problemas. La crisis puede ser una de las razones. Y si bien la marca puede tener un gran estatus y experiencia operativa sustancial, existen pocas garantías. Por lo que en este caso necesitas evaluar el riesgo con cuidado.

Preguntas para el franquiciante: ¿Qué argumentos fundamentan que la propuesta del nuevo modelo va a funcionar mejor que el anterior? ¿Cuántas unidades del concepto original han fracasado en los últimos dos años? ¿Cuáles son los cambios hechos en la estrategia de marketing?

3. Empresa joven, nueva como franquicia

Así es como la mayoría de las grandes cadenas inició, como Ray Kroc de McDonald’s o Fred DeLuca de Subway. Sin embargo, ésta es la categoría más riesgosa, debido a que por cada historia de éxito, hay docenas de fracasos. Recuerda que ser una nueva franquicia dentro de un sistema joven implica pasar por la curva de aprendizaje propia y de los franquiciatarios. Por tanto, lo recomendable es elegir una franquicia experimentada o esperar a que el modelo esté probado.

Pero si decides sumarte a una marca que recién comienza a franquiciar, las recompensas de ser pionero incluyen tanto mejores condiciones económicas de inversión como una relación íntima con los dueños de la marca.

Preguntas para el franquiciante: ¿Los directivos tienen experiencia en el desarrollo de una franquicia o están trabajando con un consultor especializado? ¿Cuenta con reservas económicas suficientes para enfrentar el periodo inicial de prueba? ¿Cuántas personas hay en el área de asistencia técnica y cuál es su experiencia? Sumarte a una marca que recién franquicia implica aprender y crecer junto con ella.

Continue Reading

Powered by WordPress. Designed by WooThemes